Otra vez el futbolista brasileño  Neymar es protagonista de un escándalo. Esta vez, está envuelto en supuestos dichos homofóbicos y acusado de organizar un asalto contra un legislador. 

El diputado nacional Agripino Magalhanes presentó una denuncia acusando al futbolista de estar detrás del robo que sufrió luego de que hiciera públicos supuestos dichos homofóbicos emitidos por el 10 brasileño.

Según se supo,  el legislador y activista LGBTQI solicitó que se investiguen una serie de conversaciones que habría tenido Neymar con sus amigos refiriéndose al ex novio de su madre, Tiago Ramos. En estos diálogos, el futbolista del PSG habría llamado a Ramos “mariquita” debido a su bisexualidad y habría sugerido que los homosexuales deberían ser “empalados vivos”.

Según la denuncia hecha por la sustracción, Magalhanes solo está vivo porque el arma de los delincuentos "no se disparó". 

Según la versión de Magalhanes,  este recibió amenzas de muerte por parte de Davi de Paiva Costa Tangerino, abogado del ex compañero de Messi. El letrado también habría intentado sobornar al diputado para que no presente la denuncia.

Ante la negativa del activista, Tangerino habría organizado el robo de su celular, con previo conocimiento de Neymar. Según la denuncia hecha por la sustracción, Magalhanes solo está vivo porque el arma de los delincuentos "no se disparó". 

Según la demanda, se le pide a Neymar ua indemnización de casi 200.000 dólares, además de un pago mensual de 950 dólares durante un año.