El terremoto provocó al menos 225 muertos. (AFP)

Gabriel Servetto, informó este miércoles que "hasta el momento no hay reporte de argentinos desaparecidos ni heridos, aunque hay familiares que encuentran dificultad para comunicarse".

"Este martes el sismo provocó la interrupción de servicios por unas horas y aún hay complicaciones esperables de familiares de ciudadanos argentinos para comunicarse que nos están llamando, pero de a poco todo va volviendo a la normalidad y ahora que amanece todo es más esperanzador"
, dijo Servetto.

Además, confirmó que pese a que al momento no hay reporte de argentinos heridos ni desaparecidos, "hay que manejar los mensajes con cautela" y señaló que "estamos esperanzados en que no suba la cifra de víctimas".

El funcionario aclaró que el teléfono celular de emergencia en el que reciben los llamados es el 00 52 15 5855 60472, y remarcó que "es importante transmitir tranquilidad". 

Argentinos cuentan cómo vivieron el sismo

Sobrevivientes argentinos del terremoto de 7,1 grados en la escala de Richter que este martes remeció Ciudad de México y su área metropolitana provocando al menos 225 muertos y el derrumbe de 45 edificios, contaron cómo fueron esos primeros momentos de zozobra tras el violento temblor y cómo la metrópoli recupera lentamente su ritmo habitual.

"La primera sensación es que el suelo, que es de cemento se convertía en tela, en una alfombra que alguien sacudía", dijo el empresario y productor televisivo Marcos Gorban, quien está en Ciudad de México desde hace 13 días realizando una consultoría para el programa Cocineros Mexicanos de Azteca Televisión.

Al momento del sismo, "estábamos en pleno aire, tercero o cuarto bloque" y habían pasado apenas dos horas del simulacro de evacuación que había vaciado de gente tanto el hotel donde se aloja como los estudios de televisión donde se encontraba a las 13.14 de este martes cuando ocurrió el terremoto.

"Habíamos ensayado cuál era la puerta de salida, cuál era el punto de encuentro, dónde pararse: eso ayudó a contenernos entre todos, a evitar las escenas de pánico y que cada uno supiera exactamente lo que había que hacer", contó.

El próximo viernes Gorban ya estará de nuevo en Buenos Aires y comenzará a tomar distancia de lo vivido. "En medio de esta tragedia que yo no vi -porque como no tenía luz ni Internet no pude ver lo que se veía en Buenos Aires sino sólo lo que ocurría alrededor mío-, lo que me llevo es el ejemplo de una sociedad tan organizada, capacitada, instruida y valiente que por momentos emocionaba".

También desde Ciudad de México, el director de cine argentino Agustín Giataganellis explicó a América 24 que en el edificio en el que estaba se quebró una columna por completo "pero por suerte no se derrumbó". "Después de un movimiento como éste sentís que todo el tiempo se mueve la tierra lo que se suma a las emociones y lo que está pasando".

 

Fuente: Télam