Una mujer embarazada y su esposo recién casados murieron en el marco de un accidente automovilístico a causa de una persecución polical en la que agentes los confundieron con ladrones. Ocurrió en Londres

Se trata de Shauna McDonagh y su esposo Patrick McDonagh, de 18 y 19 años respectivamente, quienes perdieron la vida cuando los efectivos de la policía los condujeron en sentido contrario por una carretera de alta velocidad cerca de la localidad londinensa de Acton, según consignó The Sun.

La persecució terminó cuando el coche en el que viajaban, un Renault Mégane se estrelló de frente contra un colectivo y estalló en llamas. Shauna tenía ocho meses de embarazo y tenía fecha de parto para el día de San Valentín de ese año.

Así quedó el vehículo en el que se trasladaba la pareja fallecida.

Shauna y Patrick, de Edgware, al norte de Londres, fueron declarados muertos en el lugar. En un comienzo, se creyó que la pareja de jóvenes podría estar relacionada con un robo agravado en el área de Harrow donde los delincuentes usaron espadas samuráis. Aunque más tarde se reveló que no tenían conexión con el hecho delictivo.

El agente Corin Grant, conductor del primer coche de policía que se encontró con la pareja contó que "le indicó al automóvil que se detuviera con luces azules, por lo que el mismo se detuvo en el pavimento". Sin embargo, remarcó que "cuando el operador se dirigió hacia la puerta del conductor, el automóvil salió a toda velocidad".

"Aproximadamente 60 segundos después de que nos dijeron que pusiéramos fin a la persecución, recibieron una transmisión de radio del helicóptero que les notificó que había habido un gran impacto",agregó.

La imagen momentos antes de que el auto impacte y se origine el accidente.

Fue asi que al dirigirse hacia la escena del accidente se encontó con la pasajera acostada en el asiento trasero, con la cabeza apoyada contra la puerta, a quien intentó en darle primeros auxilios "pero no tenía pulso".

En el marco de la investigación, un estudio toxicológico confirmó que, a excepción de una pequeña cantidad de paracetamol en el sistema de Shauna, ninguno de los dos había consumido drogas o alcohol.

Una autopsia reveló que el Sr. McDonagh murió por una "rotura traumática de la aorta", mientras que Shauna murió por "lesiones en la cabeza, el pecho y el abdomen".      

Así fue la persecución policial en la que la pareja de novios resultó muerta: