El vuelo EK203 que aterrizó en el aeropuerto John F. Kennedy proveniente de Dubai, despertó el alerta en Nueva York. Los medios locales se hicieron eco del despliegue de ambulancias alrededor de la aeronave y reportaron alrededor de 100 enfermos con tos y fiebre alta.

Sin embargo, poco después Emirates, empresa a cargo del vuelo, publicó en Twitter un comunicado bajando ese número a 10 pasajeros. 

El comunicado de la aerolínea.

"Emirates confirma que alrededor de 10 pasajeros en el vuelo EK203 de Dubai a Nueva York se enfermaron. En el arribo, por precaución, fueron atendidos por las autoridades locales. Otros desembarcarán a la brevedad. La seguridad y el cuidado de nuestros clientes es nuestra primera prioridad", decía el comunicado.