Pocas veces, a lo largo de la historia, una nación fue dirigida por una mujer que se encuentra en "la dulce espera". La primera fue Benazir Bhutto, en 1990 como ministra de Pakistán, y luego Susana Díaz, primer mandataria de Andalucía, en 2015. Ahora es el turno de Jacinda Ardern, recientemente electa, quien además es la líder más joven que tuvo el país oceánico.

"Tengo plena intención de permanecer contactable y disponible por todo el período de seis semanas, cuando sea necesario", manifestó Ardern, de 37 años. Dijo además que su marido Clarke Gayford se quedará en su casa para ocuparse del niño. "Sabiendo que tantos padres luchan por el cuidado de sus nuevos niños, nos consideramos muy afortunados", dijo la premier. 

"Desde el punto de vista personal estoy deseando desarrollar mi papel como madre, pero estoy igualmente centrada en mi trabajo y mis responsabilidades como primera ministra", aseguró.

Ardern explicó que el viceprimer ministro, Winston Peters, la reemplazará durante las seis semanas de baja maternal que tomará tras el nacimiento de su bebé.

Arden no es la primera mandataria en quedar embarazada durante su ejercicio en el gobierno. La ex primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto, fue madre por segunda vez en 1990 durante su mandato.

Nueva Zelanda, primer país en conceder el derecho de voto a las mujeres en 1893, es considerado pionero en materia de derechos de las mujeres; Ardern es su tercera primera ministra.

La primera ministra laborista asumió el cargo en octubre del año pasado al cerrar un acuerdo de gobierno con el Partido Verde y  Nueva Zelanda Primero, tras las elecciones de septiembre que puso fin a nueve años de gobierno conservador.