Al menos diez personas murieron este martes y otra está desaparecida como consecuencia de las inundaciones y aludes provocados por las fuertes lluvias caídas esta madrugada en Santos, Guarujá y San Vicente, tres de las principales ciudades de la costa del estado brasileño de San Pablo.

Un comunicado de Defensa Civil señaló que entre los muertos hay dos bomberos que fallecieron rescatando a una familia que quedó bajo el lodo por un alud en la favela dos Macacos, en la zona de acceso a Guarujá, uno de los principales balnearios turísticos de Brasil. Allí, además, murieron a causa de un deslizamiento de tierra que arrastró viviendas una mujer con su bebé. Un alud, en tanto, provocó la muerte de otras dos personas en el barrio de Enseada.

En la ciudad de Santos, donde se encuentra el mayor puerto de América Latina, una mujer de 30 años falleció a causa de los deslizamientos de tierra.


Y en la vecina Sao Vicente, la primera ciudad de Brasil fundada por los portugueses en 1532, murieron tres adultos mayores debajo de escombros provocados por aludes en las laderas de los morros.

En lo que va del año, cerca de un centenar de personas falleció en la región sudeste de Brasil, que es integrada por los estados de San Pablo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Espirito Santo, como consecuencia de distintos desastres naturales. 

En San Pablo, que aporta un tercio de la economía de Brasil y tiene 44 millones de habitantes, febrero de 2020 fue el más lluvioso de los últimos 77 años, de acuerdo al Instituto Nacional de Meteorología.