Luego de que una joven de 20 años que vive en la localidad británica de Lincolnshire acusara al doctor de su mamá de ser responsable de la discapacidad con la que nació, el Tribunal Superior de Londres determinó que el médico deberá indemnizarla con una compensación económica millonaria.

Entre los cargos presentados por la joven llamada Evie Toombes contra el obstetra Philip Mitchell está la de “concepción incorrecta”. La joven manifestó que el doctor es responsable de que ella haya nacido con espina bífida -una malformación de la columna vertebral-.

La jueza Rosalind Coe falló a favor de Evie Toombes y le ordenó a Michell a pagar una millonaria indemnización, para cubrir los gastos médicos de todos los tratamientos por los que tuvo que pasar en su vida. En los próximos días se determinará el millonario monto.

Evie Toombes, la joven británica que denunció al obstetra de su madre.

Según el medio británico The Telegraph, Evie nació con lipomielomeningocele, un defecto del tubo neural de la columna, por lo que sus huesos nunca se desarrollaron adecuadamente a lo largo de la médula espinal, lo que le provocó una discapacidad permanente. Esta enfermedad surgió luego de que Mitchell no le recomendara a su madre a tomar ácido fólico antes y durante el periodo de gestación, por lo que la deficiencia de esta vitamina fue clave en la malformación de Toombes.

En consecuencia, la chica consideró que ella "no debió haber nacido", porque si su madre hubiese sido alertada por Mitchell de las consecuencias que podría traerle la carencia de ácido fólico en su cuerpo, ella no hubiese buscado el embarazo. Esto por lo menos hasta que ella restableciese los valores normales mediante el consumo de suplementos.

Sin embargo, Caroline Toombes, la mamá de Evie dijo que el médico le había asegurado que "no era necesario" consumir ácido fólico a través de suplementos. Según el médico, este componente ya que este podía ser obtenido de los alimentos, siempre y cuando tuviera una dieta balanceada. Por su parte, la abogada de Evie, Caroline debería haber tenido un bebé “normal y saludable”, una “persona genéticamente diferente” a Evie Toombes.

Evie Toombes practica salto ecuestre y busca clasificar a los Juego Paralímpicos.

Por su parte, Mitchell rechazó cualquier tipo de responsabilidad por la discapacidad de la joven y aseguró haber atendido a la mujer de manera profesional y correcta, así como haberla aconsejado de forma pertinente.

Evie es una reconocida practicante de salto ecuestre e incluso llegó a ser galardonada con el premio Inspiration Young Person de 2018, en donde conoció al príncipe Enrique y a su esposa, Meghan Markle. Ahora, la joven entrena todos los días para competir en los Juegos Paralímpicos, pese a estar conectada a tubos médicos las 24 horas del día.