Yulia Khabitova, una ciudadana rusa de 28 años, denunció ante la policía que Timur, su bebé de tan solo 11 meses, se había perdido. Tras ser indagada por los efectivos la mujer confesó que había asesinado a la pequeña criatura porque "no le quedaba comida en el refrigerador" y que el niño desesperado "siempre tenía hambre".

La mujer recreó el macabro asesinato ante los uniformados.

Cuando los uniformados tomaron conocimiento del terrible suceso, Khabitova recreó entre lágrimas, con una muñeca de plástico, la escena del crimen. En las imágenes filtradas por medios locales se puede observar como la Yulia tomó una cuerda y la entrelazó en el cuello del juguete.

“Todo va a estar bien, nunca volverás a tener hambre. Nunca volverás a llorar”, le dijo la madre a su hijo mientras le quitaba la vida. Posteriormente cubrió su cuerpo con una cobija y lo enterró en el jardín, bajo fertilizante.

Khabitova abrazando a la muñeca de plástico que simula ser su bebé.

El padre del niño fue identificado como Denis Tkachev, de 34 años, quien habría abandonado a Yulia tras sospechar que le era infiel. Además de Timur, la pareja tiene una hija de cinco años de edad, quien dormía cuando su madre asfixió al menor.

"El bebé se encontraba bastante descuidado"

Según el medio británico Daily Mail, Yulia había conseguido un empleo hace poco, apilando estantes de comida. Esto le permitió contratar a una niñera para cuidar a su bebé, sin embargo, afirmó que ya no podía mantenerlo.

En tanto, la niñera dijo que el bebé se encontraba bastante descuidado y cuando la madre le dijo que no tenía dinero para comprarle alimento, ella misma fue a conseguir comida.

"Sentí pena por el niño. Tenía hambre. Le compré puré de bebé, verduras y carne, le preparé comidas calientes", aseguró la joven que cuidaba al niño.

Svetlana, madre de la acusada, aseguró que su hija siempre se esforzó por cuidar a sus dos hijos. Khabitova, quien enfrenta cargos por “asesinato deliberado”, ha estado detenida durante dos meses. De ser encontrada culpable, podría pasar entre ocho y 20 años en la cárcel. 

Ver más productos

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Ver más productos