Naciones Unidas y los socios humanitarios están ayudando a Chad en la respuesta a las catastróficas inundaciones que afectaron a 340.000 personas, mataron a 22 y causaron extensos daños, indicó hoy un portavoz de la ONU.

Las inundaciones en 11 de las 23 provincias del país causaron grandes daños a casas, infraestructura, tierras agrícolas y ganado. Las inundaciones también dispararon las tasas de malaria y aumentaron el temor a brotes de cólera, dijo Stephane Dujarric, portavoz en jefe del secretario general de la ONU, António Guterres.

"Junto con nuestros socios humanitarios estamos apoyando la respuesta encabezada por el Gobierno para proporcionar ayuda vital, incluyendo alimentos, servicios de salud, albergue y otros suministros esenciales" , indicó Dujarric. "Hasta ahora, hemos llegado a alrededor de 30.000 personas en el este y en Yamena. Estamos redoblando nuestros esfuerzos para llegar a más personas" .

El vocero dijo que el equipo de la ONU en Chad está pidiendo apoyo financiero a los donadores. Las necesidades humanitarias antes de las inundaciones sólo contaban con 34 por ciento de financiamiento hasta mediados de agosto, con 171 millones de dólares recibidos de los 510 millones requeridos.

Dujarric contrastó las inundaciones en Chad con la peor sequía en 40 años, de cuatro temporadas de lluvias fallidas de manera consecutiva, en la región del Cuerno de África.

La Organización Meteorológica Mundial dijo que partes de la región se encaminan a una quinta temporada de lluvias fallida, indicó el vocero. "Claramente todo esto empeorará con la crisis que está afectando a millones de hombres, mujeres y niños en la zona" .

El pronóstico para octubre-diciembre muestra altas probabilidades de condiciones más secas que el promedio en la mayor parte de la región, principalmente en las zonas afectadas por la sequía en Etiopía, Kenia y Somalia, dijo. Se espera un total de lluvias significativamente menor de lo normal hasta finalizar el año.

Fuente Xinhua

Ver comentarios