La explosión de una garrafa de gas licuado de petróleo durante la celebración del carnaval en Oruro, en Bolivia, dejó un saldo de ocho muertos y 40 heridos, según un nuevo reporte proporcionado por la policía local.

El comandante de la policía Romel Raña informó la existencia de dos nuevas víctimas fatales tras la explosión que se produjo el sábado a las 18.45 en una concurrida calle, a 100 metros de la ruta por donde transitaba el desfile folclórico de carnaval. “La explosión, que se originó en un puesto de comida callejera donde se vendía chicharrón, provocó una onda expansiva de 50 metros a la redonda”, precisó el jefe policial.

Los heridos fueron trasladados a tres hospitales distintos de la ciudad, añadió. Entre los fallecidos hay cuatro menores, tres niñas y un niño.

La policía maneja la hipótesis de que el aceite que usaba la vendedora de comida desgastó la manguera de gas que conectaba la garrafa, lo que ocasionó una fuga de ese combustible y la posterior explosión. Al enterarse de la noticia, el presidente de Bolivia, Evo Morales, se mostró “muy consternado” y expresó sus condolencias a través de las redes sociales.