Las autoridades de Japón anunciaron que han detectado 40 casos más de contagios del nuevo coronavirus Covid-19 en el crucero que permanece amarrado desde la semana pasada en el puerto de Yokohama. Cuatro de ellos presentan síntomas graves. 

El Ministerio de Salud japonés precisó que se trata de 39 pasajeros y uno de sus funcionarios encargados de la cuarentena en que se encuentra el barco desde el 3 de febrero, lo que eleva el total de contagios vinculados al crucero a 175, informó la agencia EFE. Los cuatro enfermos con síntomas graves, tres de los cuales son japoneses, han sido ingresados en la unidad de cuidados intensivos, dijo en rueda de prensa el ministro japonés de Salud, Katsunobu Kato.

Hasta el momento se han realizado pruebas médicas del coronavirus a 492 de las personas a bordo del Diamond Princess -casi un tercio de ellas con resultado positivo- de los aproximadamente 3.600 pasajeros y tripulantes de este crucero.


Entre los pasajeros hay ocho ciudadanos argentinos, siete que siguen en cuarentena a bordo del crucero, que están "están aislados y no presentan síntomas", y uno que fue diagnosticado con la enfermedad y "mejora" en el hospital japonés donde permanece internado, según fuentes sanitarias argentinas.

El Diamond Princess es un buque de la empresa estadounidense Princess Cruise Lines que partió de Yokohama el 20 de enero y regresó el 3 de febrero tras parar en Hong Kong, Vietnam, Taiwán y en los puertos nipones de Kagoshima y Okinawa. Fue puesto en cuarentena al descubrirse que un pasajero que había desembarcado en Hong Kong era portador del virus.

Las autoridades de Japón impidieron su desembarco y decretaron su aislamiento, en principio hasta el 19 de febrero, con el objetivo de evitar nuevos contagios en el país, aunque contemplan autorizar a dejar antes el barco a los pasajeros de mayor edad y a quienes sufren enfermedades crónicas, según publicaron los medios locales.

A los 175 casos confirmados a bordo del navío, los cuales han sido todos trasladados a centros hospitalarios, Japón ha registrado en torno a una treintena de personas que se han contagiado con el nuevo coronavirus originario de la ciudad china de Wuhan.

Terminó la cuarentena en California

Unas 200 estadounidenses evacuados de la ciudad china Wuhan abandonaron una base militar en el sur de California donde se encontraban en una cuarentena de 14 días que concluyeron sin que nadie fuera diagnosticado con coronavirus. 

Las 195 personas, entre las que se encuentran varios niños, fueron parte del primer grupo de evacuados del epicentro del brote de coronavirus a territorio estadounidense, consignó la agencia española EFE. La base militar March Air Reserve Base en Riverside, ubicada a unos 110 kilómetros del centro de Los Ángeles, albergó a los evacuados desde el pasado 29 de enero, donde se los mantuvo en estricta vigilancia médica. En el período de cuarentena, dos niños presentaron fiebre y fueron llevados al Centro Médico de la Universidad Riverside, donde se les colocó en aislamiento para su observación.

La celebración por el fin de la cuarentena.


Los dos menores regresaron posteriormente junto a sus padres a la base militar después de que los exámenes de laboratorio descartaran el contagio del virus. Los evacuados fueron llevados en ómnibus a los aeropuertos de Ontario y Los Ángeles desde donde viajaran a sus hogares en los estados de Florida, Texas y Nueva York, entre otros destinos.

La presencia de este grupo en las instalaciones de la base desató ataques contra trabajadores de la base en días pasados por el miedo de la población a que pudieran contagiar a vecinos de la región, por lo que las autoridades de salud se vieron obligados a enviar una carta pública a la comunidad este lunes.

Un infectado en San Diego

El fin de la cuarentena en Riverside contrasta con la situación en una estación militar Miramar en San Diego, donde llegó un grupo de evacuados el pasado 5 de febrero. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) confirmaron que uno de los estadounidenses dio positivo al virus.


El paciente es una de las cuatro personas, entre ellas un menor de edad, que fueron hospitalizadas luego de que mostraran síntomas relacionados con el coronavirus tras arribar de China, donde 42.708 personas han sido diagnosticadas con la enfermedad y 1.018 han fallecido por este virus.

Los resultados iniciales fueron negativos, y los cuatro pacientes fueron dados de alta del hospital de la Universidad de California en San Diego y devueltos a la cuarentena en las instalaciones militares. No obstante, la CDC informó al Departamento de Salud Pública de San Diego que los exámenes adicionales revelaron que uno de los cuatro pacientes había resultado positivo a la presencia del virus.

En Brasil siguen en observación

Los dos aviones fletados por el gobierno de Brasil con 34 brasileños repatriados de la ciudad china de Wuhan, epicentro del coronavirus, aterrizaron el lunes en la base de Anápolis, estado de Goiás.  donde permanecerán en cuarentena durante 18 días. El trayecto desde China duró más de 30 horas, con escalas en Urumqi (China), Varsovia (Polonia), Las Palmas (España) y Fortaleza, esta última ya en territorio brasileño, informó la agencia EFE.

Al entrar en el espacio aéreo nacional, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dio a la bienvenida a las personas a bordo en un mensaje en el que agradeció el trabajo de las autoridades implicadas, una misión que calificó de "éxito". "Nadie se quedó atrás. Somos un solo pueblo, una sola raza, somos hermanos", dijo Bolsonaro en el mensaje divulgado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, que coordinó la evacuación junto con las carteras de Defensa y Salud, y las Fuerzas Armadas.

Llegaron desde China y deberán permanecer 18 días en cuarentena (Reuters).