Esta martes la ciudad de Quito vivió difíciles momentos a causa de un sismo de escasa profundidad que alcanzó los 4,6 grados. Esta situación provocó que se evacuen en forma preventiva algunos edificios, y al momento las autoridades no informaron víctimas que lamentar.

Según publicó la prensa local, el temblor se sintió fuerte en la capital de Ecuadro, en donde residen 2,7 millones de habitantes, antes del mediodía.


En principio el Instituto Geofísico local había reportado que el temblor fue de 4,5 grados, pero en su más reciente informe precisó que fue de 4,6. Tras el principal movimiento telúrico se produjeron dos réplicas de hasta 1,4 grados.

Más tarde, el Servicio Integrado de Seguridad ECU 911 reportó en su canal de la aplicación WhatsApp la "caída" de rocas en una importante vía del nororiente de Quito, sin que se cortara la circulación, según reseñó la agencia AFP.

Así las cosas, en el aeropuerto de Quito y en la red vial estatal "no se han registrado daños" y "tampoco se han recibido reportes sobre personas con afectaciones", agregó el ECU911 en un comunicado.

Por otra parte, el Instituto Geofísico informó que el movimiento telúrico se produjo a 4,3 kilómetros de profundidad y alcanzó los 4,6 grados, teniendo como epicentro a la principal ciudad ecuatoriana.

"Todos se levantaron asustados porque parecía que se caía el techo", contó a la AFP Sonia Durán, de 72 años, quien estaba en el área de consulta externa del hospital Carlos Andrade Marín, en el centro de Quito.


Varios hospitales y edificios públicos fueron evacuados por precaución, mientras el polvo cubrió algunos puntos verdes de la ciudad.

"Nuestras unidades de monitoreo se encuentran realizando el barrido correspondiente para determinar la existencia de daños", dijo Cristian Torres, director del Servicio Nacional de Gestión de Riesgos, en su cuenta de la red Twitter.

Por redes sociales circularon imágenes coincidentes de piedras sobre las vías y vidrios rotos. El municipio de Quito señaló que no hay "novedades estructurales de gravedad", sin embargo el ECU911 reportó llamadas que alertaban de paredes de viviendas colapsadas.


El sismo también se sintió en las vecinas provincias de Imbabura (norte) y Cotopaxi (centro). Ubicado en la zona de subducción de las placas tectónicas Nazca y Sudamericana, Ecuador es un país de alta actividad sísmica.

Cabe recordar que el 16 de abril de 2016, un terremoto de 7,8 grados de magnitud golpeó las provincias de Manabí y Esmeraldas (oeste), dejando 673 muertos.

Por último, se indicó oficialmente que aquella vez las pérdidas por el potente sismo ascendieron a más de 3.000 millones de dólares.