El cineasta guatemalteco Eduardo Spiegler murió tras haber sido aplastado por una gran estructura metálica con la forma de "árbol de la vida". La víctima se encontraba en Managua, capital de Nicaragua, participando en una protesta contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

Spiegler, atrás del arbusto, antes de ser aplastado.

En un momento dado, los manifestantes derribaron uno de los denominados árboles de la vida que adornan la ciudad, por ser relacionados con el oficialismo. El esqueleto metálico tiene entre 15 y 20 metros de altura y como ese hay unos 120 distribuidos en el país instalados desde 2013. Desde que comenzó la escalada de violencia, los manifestantes derribaron 19 estructuras similares.

Spiegler quien registraba los hechos con su cámara, se encontraba en el centro comercial Metrocentro, hasta que fue aplastado de modo accidental. Tras la caída, los manifestantes no se percataron de que había una persona atrapada debajo del árbol y comenzaron a saltar sobre él, complicando aún más la situación.

 

Bajo tensión

La tensión del país centroamericano se desató el pasado 18 de abril, luego de que el Gobierno anunciara reformas en el sistema de Seguridad Social. Sin embargo, a pesar de que el mandatario revocó su decisión para facilitar el diálogo en el país, las manifestaciones continuaron.  

Comunicado del Movimiento Universitario 19 de Abril

El número de víctimas fatales varía según la fuente. La Coalición Universitaria sostiene que ya hay al menos 68 muertos por los enfrentamientos y disturbios, publicó El Nuevo Diario, pero con el fallecimiento del cineasta la cifra ascendería a 69. Por otro lado, el sábado 12 de mayo el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) había contabilizado 54 fallecidos en 25 días de protestas. 

La gente salió a las calles en Nicaragua.