El gobierno paraguayo anunció ayer la ruptura de las relaciones diplomáticas con Venezuela y el cierre de su embajada en Caracas. “El gobierno, en ejercicio de sus atribuciones constitucionales y de la soberanía nacional, adopta la decisión de romper relaciones diplomáticas con la República Bolivariana de Venezuela”, anunció el presidente, Mario Abdo Benítez, quien también dispuso el “inmediato retiro del personal diplomático acreditado” en Caracas.

Sin embargo, aclaró que esta decisión no implica el desconocimiento de la deuda de la petrolera estatal Petropar con la venezolana PDVSA. “Esa deuda, que hoy está en proceso de litigio, va a ser honrada por el Estado paraguayo en forma y en tiempo y ese dinero va a servir para la reconstrucción de la democracia en Venezuela, aseguró.