La guerra entre Rusia y Ucrania agravó la escasez de fertilizantes en todo el mundo, este escenario presenta un nuevo desafío para la agricultura y amenaza el suministro de alimentos. La solución a este problema podría estar en la donación de orina humana, así lo asegura los científicos.

Organizaciones sin fines de lucro ya trabajan en la difusión y recolección de pis destinada a este fin. Se lo conoce como “Peecycling”, un movimiento internacional que comenzó hace más de nueve años pero está ganando notoriedad ante la falta de fertilizantes que atraviesan varios países debido a la guerra en Europa.

La orina humana está llena de los mismos nutrientes que las plantas necesitan para florecer y está casi libre de patógenos. Los agricultores suelen aplicar elementos que en ella habitan, como nitrógeno, fósforo y potasio, a los cultivos en forma de fertilizantes químicos. Pero eso se cobra un alto costo medioambiental derivado de los combustibles fósiles y la minería.

El Rich Earth Institute, una ONG estadounidense, es una de las pioneras en concientizar sobre esta práctica que intenta hacer frente a los retos que el mundo enfrente en la actualidad y a futuro, como la seguridad alimentaria, la escasez de agua y el saneamiento inadecuado, de manera ecoeficiente.

Los donantes se llevan a su casa un embudo y recipientes para recolectar la orina y luego la llevan hasta uno de los sitios donde se la administra y redirige. “Hacemos este increíble fertilizante con nuestros cuerpos, y luego lo tiramos por el inodoro con litros de otro recurso precioso”, dijo Kate Lucy, una enfermera de EE.UU. que se sumó al peecycling junto a su marido hace siete años. “Es realmente salvaje pensar en ello”.

El matrimonio pasó de dejar un par de recipientes cada semana en casa de uno de los organizadores a instalar grandes depósitos en su propia vivienda que son bombeados por profesionales.

La orina humana está llena de los mismos nutrientes que las plantas necesitan para florecer y está casi libre de patógenos.

Según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU, los inodoros son la mayor fuente de consumo de agua en los hogares. Una gestión más inteligente podría ahorrar grandes cantidades de agua, una necesidad urgente a medida que el cambio climático agrava la sequía en lugares como el oeste de este país.

Más allá de los beneficios prácticos de convertir la orina en fertilizante, hay quienes también se sienten atraídos por contribuir a una economía más circular que reutiliza y recicla de forma continuada.

Los fertilizantes químicos están lejos de ser sostenibles. La producción comercial de amoníaco, uno de los más utilizados para fertilizar, emplea combustibles fósiles en su fabricación que, según un cálculo, aporta entre el uno y el dos por ciento de las emisiones mundiales de dióxido de carbono. El fósforo, otro nutriente clave, se extrae de rocas, y el suministro cada vez es menor.

Un estudio con mujeres agricultoras de Nigeria descubrió finalmente que la orina, ya sea con estiércol animal o sola, aumentaba el rendimiento del mijo perla, el cultivo básico de la región, en un 30% aproximadamente.

La prueba en Nigeria

Expertos en peecycling diseñaron un estudio para comprobar si era viable la fertilización con orina a la hora de cultivar. Para ello, recurrieron a las mujeres que trabajan la tierra en campos alejados de los pueblos en Nigeria. Para ellas, el traslado de estiercol para nutrir los suelos es muy dificultoso y los fertilizantes químicos son demasiado caros.

Un equipo que incluía a Aminou Ali, director de la Federación de Sindicatos de Agricultores de Maradi, trabajó a partir de la idea que los campos fértiles más cercanos a las casas de la gente recibían “ayuda” de aquellos que hacían sus necesidades afuera.

En 2013 contaron con 27 voluntarias que recogieron su pis en jarras y lo aplicaron a las plantas junto con el estiércol de los animales. “Los resultados que obtuvimos fueron muy fantásticos”, reconoció Ali. Al año siguiente, unas 100 mujeres adicionales fertilizaban con orina, y luego 1.000. La investigación descubrió finalmente que la orina, ya sea con estiércol animal o sola, aumentaba el rendimiento del mijo perla, el cultivo básico de la región, en un 30% aproximadamente.

Para pasteurizar la orina esta debe permanecer en la jarra durante al menos dos meses antes de que el agricultor la utilice.

El método

Para pasteurizar la orina esta debe permanecer en la jarra durante al menos dos meses antes de que el agricultor lo aplique, planta por planta. El líquido se utiliza con toda su fuerza si el suelo está húmedo, o, si está seco, se diluye 1:1 con agua para que los nutrientes no quemen los cultivos.

Hasta ahora, la investigación sobre la recolección y el envasado de los nutrientes de la orina no está lo suficientemente avanzada como para resolver la actual crisis de los fertilizantes. Recoger pis humano a gran escala requeriría cambios transformadores en las infraestructuras de tuberías en todo el mundo.

No obstante, “los desechos humanos ya se utilizan para fertilizar los alimentos que se encuentran en el supermercado”, djo Kim Nace, cofundadora del Rich Earth Institute, que recoge la orina de unos 200 voluntarios en Vermont, incluida la de Lucy, para investigarla y aplicarla en un puñado de granjas locales.

Ver comentarios