Un grupo de periodistas realizó una investigación durante seis meses en donde se hicieron pasar por menores de edad en redes sociales para ver con cuántos abusadores se encontraban.

El resultado fue abrumador ya que se encontraron con más de 70 depredadores.

El hecho ocurrió en Malasia donde hasta hace pocos meses no había pena alguna para la corrupción de menores.

Pero lo que llamó más la atención de los periodistas que trabajaron junto a Unicef, fue que a pesar de las pruebas, ninguno de los acosadores quedó detenido.

Sin embargo, luego de años de impunidad, este año se logró promulgar una ley que abarca los delitos como corrupción de menores, pornografía infantil y abuso sexual.