Una adolescente de 16 años fue hallada sin vida al costado de un camino rural en el estado de Aguascalientes, México. Su pequeño bebé, con el que había salido de su casa, fue encontrado a varias cuadras sano y salvo. Según las primeras investigaciones, la joven madre fue contactada por redes para ofrecerle ropa a su bebé y cuando acudió, fue secuestrada, asesinada y apuñalada.

La víctima fue identificada como Litzi Sarahí, oriunda del municipio de Genaro Codina, en Zacatecas y quien apareció muerta en el estado vecino de Aguascalientes. Su cuerpo fue encontrado entre unos arbustos, envuelta con una prenda de vestir y con varias heridas de arma punzocortante.

Horas después del hallazgo de la mujer muerta, efectivos de la policía recibieron el reporte de un bebé abandonado que resultó ser su hijo. El bebé de 3 meses estaba entre los matorrales y en buen estado de salud. Fue dejado con sus abuelos, quienes lo reconocieron así como también el cadáver de su hija.

Así encontraron el bebé.
El menor, de 3 meses de vida, estaba en buen estado de salud.

Según las autoridades, este sería el tercer caso con este modus operandi que se da en México en las semanas recientes.