Una mujer fue atacada por un pitbull en un vagón del subte de Nueva York. El perro mordió brutalmente el pie de la pasajera que gritaba desconsoladamente. La principal causal del problema fue que el can no llevaba bozal y estaba suelto.

Si bien el dueño del perro intentó desesperadamente liberar a la mujer, no lo logró sino hasta después de varios intentos que duraron 30 intensos segundos.

Los pasajeros decidieron filmar el ataque para ejemplificar el especial cuidado que hay que tener con los animales y la responsabilidad que conlleva tenerlos en el transporte público.

Lo más insólito fue lo que dijo el dueño del Pitbull. "El perro no es malo. Ella lo atacó primero", se lo escucha decir en la filmación tras el incidente.

Según declararon las personas presentes en el subte, la víctima había estado discutiendo con el dueño del pitbull instantes antes de que se origine todo.

La policía de Nueva York tiene en su poder las imágenes e investiga el paradero del dueño de la mascota. Según las políticas del subte, los perros no pueden viajar a menos que estén enjaulados.

El feroz ataque