La cámara de seguridad de un centro comercial de Miami, Estados Unidos, captó el dramático momento en que una madre se da cuenta que su bebita se atragantó con un "nugget" de pollo y no podía respirar.

Ana Graham sacó inmediatamente a su hija Lucia del cochecito e intentó en vano que la bebé expulse la comida que le quedó atascada en la garganta.

La mujer comenzó a los gritos y es ahí cuando los oficiales Robert Ayala y Rafael Guadalupe irrumpieron en escena. Ayala agarra al bebé, lo pone bocabajo y le golpea la espalda. Cuando ve que eso no funciona, golpea con más fuerza y finalmente la pequeña expulsa el "nugget". Ana afirmó al diario The Palm Beach Post que los oficiales son "ángeles del cielo".