En medio de todas las noticias desalentadoras que llegan, consecuencia de la pandemia del coronavirus, los ciudadanos de Jalandhar, en la India, pudieron tener una alegría en el marco del aislamiento. Por primera vez, desde la Segunda Guerra Mundial, se pudo ver la cordillera de los Himalayas desde unos 200 kilómetros de distancia. 

Suena extraño creer que era difícil observar los picos de esta cadena montañosa, la más alta del mundo, pero la contaminación la cubría incluso a corta distancia. El Covid-19 obligó a las industrias a parar, el aire se limpió y la gente, desde su aislamiento, pudo ser testigo de esta maravilla.

De acuerdo con lo informado por India Today, en base a datos de la Junta Central de Control de la Contaminación de ese país, desde que se decretó el toque de queda a nivel nacional el 22 de marzo, se registra una mejora significativa en la calidad del aire en el país.

Varios usuarios recurrieron a sus cuentas de Twitter para mostrar el sorprendente espectáculo de la naturaleza.

Un fenómeno similar ocurrió en China, donde se registró una notable disminución de la contaminación. También sucedió en Venecia, Italia, que cuando sus canales se limpiaron de la basura y de la gente, las aguas volvieron a ser cristalinas y aparecieron peces, patos y cisnes como hace tiempo no se veía.

Desde la Segunda Guerra Mundial que no se veía la cordillera de los Himalayas. 
Cientos de usuarios compartieron las imágenes del fenómeno en Twitter.
Se registró una notable disminución de contaminación en la India.