La pareja solía participar en orgías sadomasoquistas.

Una estudiante rusa, de 21 años, fue detenida por la muerte de su novio, con quien practicaba sexo sadomasoquista, y confesó que mutiló el cadáver con un cuchillo por temor a ser acusada de asesinato.

La apresada es Anastasia Onéguina, quien admitió haber desmembrado a Dmitri Sinkevich para ocultar el cadáver. Sin embargo, su estrategia falló, ya que los restos fueron encontrados por la hermana de la víctima, quien dio aviso a las autoridades.

De inmediato, personal policial llegó hasta su vivienda en la ciudad rusa de Oriol, en el oeste del país, y detuvo a Onéguina, quien confesó lo que había hecho. Por su parte, un equipo de expertos forenses comenzó los peritajes sobre el cuerpo del ex oficial de la policía y ex soldado del ejército ruso, para determinar las circunstancias exactas de su deceso.

Por su parte, los vecinos contaron que la pareja era adepta a ceremonias ocultistas y que todas las semanas organizaba orgías sadomasoquistas, por lo que los pesquisas no descartan que la muerte de Sinkevich se haya producido durante algún juego erótico.