El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, lamentó hoy viernes que un enfrentamiento entre grupos criminales haya derivado en ataques a la población civil, en el norte del país, con saldo de 11 muertos.

"Es algo que no se había presentado y ojalá no se repita, porque se agredió a la población civil, inocente, como una especie de represalia", explicó el mandatario en su habitual rueda de prensa diaria.

"No fue sólo el enfrentamiento entre dos grupos, sino que llegó el momento en que empezaron a disparar a civiles (...) esto es lo más lamentable", añadió a periodistas en Palacio Nacional, en la Ciudad de México.

Por su parte, el subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Ricardo Mejía, informó en la misma conferencia que el incidente ocurrió desde la tarde del jueves en Ciudad Juárez, en el estado de Chihuahua (norte), en la frontera con Estados Unidos.

De acuerdo con el funcionario, los grupos delictivos "Los Chapos" y "Los Mexicles" se enfrentaron en el interior de una prisión local de Ciudad Juárez, a partir de lo cual una de las organizaciones ordenó disturbios y agresiones contra la población civil.

Mejía detalló que el saldo es de nueve civiles fallecidos, incluidos cuatro empleados de una radiodifusora local, así como dos en la prisión.

De acuerdo con el funcionario, hasta el momento se ha detenido a seis personas de "Los Mexicles", quienes participaron en los eventos.

López Obrador, quien asumió en diciembre de 2018, ha reconocido que la violencia que se registra en el país es uno de los principales retos de su gobierno.

Fuente Xinhua

Ver comentarios