Mariano Rajoy se declaró conciente de que enfrenta una de las crisis más graves en la historia de la democracia española, pero ratificó que va a "impedir cualquier declaración de independencia" en Cataluña. Además aseguró que la Guardia Civil y la Policía seguirán allí "hasta que vuelva la normalidad" y que "Cataluña es la batalla de toda Europa".
 
Rajoy concedió una extensa entrevista al diario español El País, que publica un avance en su edición digital, donde pide a los catalanes pactistas y moderados que se alejen de "extremistas radicales y de la CUP", en alusión al independentista partido de izquierda Candidatura de Unidad Popular.
  
El mandatario concede esta entrevista a tres días de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, comparezca ante el Parlamento catalán, donde es posible que se apruebe una declaración unilateral de la independencia.

Rajoy afirma que lo que está ocurriendo en Cataluña "es algo muy importante, que afecta a todos los españoles" y en este sentido afirma que en su gobierno tomaron dos decisiones "como el control de las cuentas públicas de Cataluña o el mantenimiento allí de las fuerzas de orden público", que "demuestran que el Estado tiene resortes para velar por el cumplimiento de la legalidad".
 
El mandatario afirma que entiende la inquietud de los españoles, pero también pone la mirada en los países vecinos. "Esta es la batalla de Europa. En el añ. 2012, en España se jugaba la batalla del euro, y la ganamos los europeos. Ahora se juega la batalla de los valores europeos y también tenemos que ganarla", afirma.

Destaca que el plan de la Europa que se gestó con el Tratado de Roma "era superar una situación que había dado lugar a dos guerras mundiales en nuestro continente. Se trataba de que ya no hubiera más guerras, se trataba de crear un espacio con principios y valores como la democracia, la libertad, el Estado de derecho y el respeto a la ley. Un espacio de progreso económico y social". Pero, agrega, "en los últimos tiempos, hemos visto cómo desde distintos lugares se va contra estos valores europeos" y "surgen los populismos por todas partes".
 
"Hemos visto lo que pasó con el Brexit, aparecen personajes como (Jean Marie) Le Pen (en Francia), como el señor (Nigel) Farage (en el Reino Unido), como la extrema derecha alemana, y en otros países ocurre algo similar. Aquí nos ha salido el nacional-populismo, que va contra los valores europeos, que va contra el Estado de derecho, que va contra la primacía de la ley, que va contra el respeto a los derechos de las personas", asegura.
 
Este paquete de valores europeos, dice, "fue gravemente lesionado en las sesiones del Parlamento catalán de l pasados 6 y 7 de septiembre. Por eso digo que esta es la batalla de Europa y que Europa tiene que ganar esta batalla como también ganó la del euro".

En esta línea, Rajoy exhortó a Europa a continuar "defendiendo la unidad de las naciones, defendiendo el cumplimiento de la ley, defendiendo las Constituciones de los países". Y asegura que está "convencido" de que "todos los Gobiernos europeos seguirán apoyando la Constitución y el cumplimiento de la ley".

En otro tramo de la entrevista Rajoy afirma que "sería muy importante también en estos momentos, y por ahí debería ir el futuro, que volviese ese catalanismo constitucional y pactista que contribuyó al crecimiento económico en nuestro país" en los últimos 40 años. Exhorta a ese catalanismo moderado a terminar "las alianzas con extremistas y radicales" y a buscar alianzas con los partidos "que representan prácticamente a la mitad de Cataluña, a los que se ha discriminado y a los que ni siquiera se les dejó opinar sobre las importantes decisiones que se tomaron en las últimas fechas".
 
Ante una pregunta sobre el potencial riesgo de que España se divida, Rajoy responde que "en absoluto", y advierte que usará “todos los instrumentos que nos da la legislación” para mantener la unidad nacional. Si hay una declaración unilateral de independencia "tomaremos cualquiera de las decisiones que nos permiten las leyes a la vista de cómo vayan evolucionando los acontecimientos".

En este sentido, Rajoy no descarta utilizar el artículo 155 de la Constitución, que habilita al gobierno central a tomar las medidas que considere necesarias para impedir que una comunidad autónoma incumpla la legalidad vigente. "Lo ideal sería que no hubiese que tomar soluciones drásticas, pero para ello tendrían que producirse rectificaciones", agrega.

El jefe de gobierno español destaca que "es muy difícil negociar con quien no tiene más que un objetivo y es incapaz de moverse ni un centímetro", en alusión a las posturas independentistas, que a su vez le achacan actitudes extremas al gobierno central. "Nosotros planteamos una Conferencia de Presidentes de Comunidades Autónomas y el presidente de Cataluña no quiso venir", cuando en ese encuentro se habló de temas muy importantes para los catalanes, "como el nuevo modelo de financiación autonómica. las pensiones, protección civil o el Pacto de Violencia de Género".
 
"Fue una de las reuniones más constructivas a las que he asistido en los últimos tiempos. No quisieron participar en los grupos de trabajo.Cuando uno es incapaz de moverse se lo pone imposible al otro. Es exactamente lo que está sucediendo ahora", añade.

Fuente: Télam