El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió a los independentistas catalanes que no podrán llevar adelante la "voladura de la Constitución" que pretenden, en referencia al referéndum con el que la región norteña quiere decidir su separación del resto de España el próximo 1 de octubre.

Vamos a preservar la unidad de España, a garantizar el respeto a la Constitución Española y nadie va a liquidar la democracia española", sostuvo el líder conservador durante un acto de parlamentarios del oficialista Partido Popular (PP), en la ciudad de Valencia.

Ante la intención de Cataluña de celebrar el referéndum independentista, considerado ilegal por el gobierno central, Rajoy prometió responder "con toda la legitimidad y con toda la fuerza de la ley, sin levantar la voz y sin entrar en ningún enfrentamiento estéril, que es lo que pretenden los extremistas y radicales". 

El discurso del mandatario tuvo lugar días antes de que el soberanismo catalán tramite la próxima semana en el Parlamento regional la ley que articularía la consulta secesionista, un paso al que también aludió Rajoy para prometer que no tendrá lugar, reportó la agencia de noticias DPA.

"En un día pretenden liquidar la Constitución y la soberanía nacional. No lo van a hacer. Tengan la total y absoluta certeza", dijo entre aplausos. 

"Lo más acuciante es el golpe contra la democracia española con el que un puñado de gente instalada en el extremismo pretende la voladura de la Constitución de todos. Buscan desafiar la ley, pero os aseguro que no van a conseguir sus objetivos", sentenció. 

Sin embargo, el Ejecutivo español no reveló qué hará cuando se apruebe la ley necesaria para convocar la consulta, que el Parlamento regional tratará al parecer el próximo miércoles, aunque señaló estar preparado para actuar de forma inmediata en cuanto ocurra.

Ante las palabras de Rajoy, el presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, denunció en Twitter "una operación provocación" contra el referéndum. 

"No caigamos. ¡Nos quieren crispados y enfadados (como ellos) porque nos ven serenos y esperanzados!", escribió. 

La tensión entre las posturas irreconciliables de Madrid y Barcelona, que la prensa compara con un "choque de trenes", sigue aumentando a medida que se acerca la fecha fijada para el referéndum. 

El pulso secesionista se disparó en Cataluña en 2010 cuando el Constitucional español decidió anular algunos puntos del nuevo Estatuto de Autonomía catalán, una suerte de Constitución regional.

La región de 7,5 millones de habitantes es una de las más prósperas e industrializadas de España.

Fuente: Télam