Un recluta del ejército estadounidense, armado con un rifle descargado, fue detenido después de una frustrada huida del cuartel de Fort Jackson, en Carolina del Sur, en la cual secuestró un micro escolar con 18 chicos a bordo.

Las autoridades detuvieron a Jovan Collazo, de 23 años, cuando caminaba al borde de la ruta. El aspirante a soldado había huido un rato antes de la base donde se entrenaba, saltando un alambre de púas. Su objetivo era regresar a su casa de Nueva Jersey.

La foto de Collazo difundida por la Policia de Richland (captura de video).

Para lograrlo, Collazo mostró su rifle y logró detener un micro escolar que se dirigía a la primaria de Forest Lake. Lo que no imaginó fue que el transporte venía con 18 chicos que comenzaron a acosarlo con preguntas de todo tipo.

Sorprendido por la situación y tensionado por una posible persecución, el recluta obligó a bajar al conductor y a los alumnos. Sin embargo, su torpeza al volante hizo que su fuga fuera muy corta: apenas dos millas.

Así fue el secuestro

"Los niños comenzaron a hacer muchas preguntas, como si fueran a lastimarlo. El sospechoso se frustró un poco y los obligó a bajar", dijo el sheriff del condado de Richland, Leon Lott.

"Condujo el autobús un par de millas y luego lo abandonó. Recorrió los vecindarios tratando de conseguir ropa y transporte. Los agentes lo vieron y fue arrestado sin incidentes", detalló el jefe policial.

"Nunca me asusté tanto en mi vida al recibir el llamado. El incidente pudo haber terminado en una tragedia", dijo Baron Davis, superintendente del distrito escolar de Richland.

La gran cantidad de pasajeros en el micro son ahora la mayor fuente de preocupación de Collazo, que afronta 19 cargos de secuestro. Además también se lo acusa de robo a mano armada con arma mortal, robo de auto, apuntar y presentar armas de fuego a una persona, portar armas en propiedad escolar y posesión de armas durante un crimen violento.