Recolectores de basura de Uruguay realizaron un insólito hallazgo entre la basura vertida en el camión. Cuando llegaron a la planta donde procesarían los deshechos, oyeron un quejido y tras remover los residuos encontraron a una pequeña perrita.

Uno de los trabajadores grabó el momento en que encuentran al perrito marrón que de milagro no murió compactado. Asustado y algo aturdido, ni bien lo pusieron en el piso caminó sin problemas.

Más allá del descargo por lo inhumano de descartar a un ser vivo de ese modo, el rescatista publicó en Twitter que el can fue adoptado por unos de los compañeros que se lo llevó para que le haga compañía a su hijita.

Después del susto, ya en su nuevo hogar, Luna, como la llamaron, fue bañada y puesta a resguardo lista para comenzar una nueva vida.