Por el caso, Save the Children - Reino Unido pidió disculpas por el comportamiento poco profesional que tuvo Forsyth con tres trabajadoras de la organización, al tiempo que anunció la puesta en marcha de una revisión de sus procedimientos para examinar las medidas de protección de todo su personal ante este tipo de situaciones.

"Quiero dejar claro que no dimito a mi cargo de subdirector del Fondo de la ONU para la Infancia por los errores que cometí en Save the Children", ha explicado Forsyth, subrayando que estos ya fueron atendidos con el "proceso adecuado hace muchos años". El hombre sostuvo que por entonces pidió disculpas "sin reservas y cara a cara" y que ha aprovechado la ocasión para hacerlo nuevamente.

"Renuncio por el peligro de perjudicar tanto a UNICEF como a Save the Children y nuestra causa más amplia",  sostuvo conmovido asegurando que no puede permitirse que esto ocurra a dos organizaciones a las que quiere.

"He dado 30 años de mi vida a luchar contra la injusticia y la pobreza y por los niños", ha sostenido Forsyth, que ha dicho sentir un gran pesar por tener que abandonar la organización dos años después de haber sido nombrado su subdirector. 

Según indicó Save the Children, entre 2011 y 2015, hubo preocupación por declaraciones y comportamientos poco profesionales de su entonces director. Tras la investigación pertinente, Forsyth manifestó sus "disculpas incondicionales" a las mujeres que se quejaron, dándose por cerrado el tema.