El presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, renunció este miércoles a su cargo, un día antes de una prevista votación de su destitución en el Congreso y luego de la difusión de videos con imágenes de aliados del mandatario presuntamente intentado comprar votos a cambio de obras.

El gobierno de PPK, como se conoce en Perú a Kuczynski, terminó tras un año y siete meses. El Congreso debatiría y votaría por segunda vez la destitución del mandatario, tras el fracaso del primer intento en diciembre.

No se confirmó cuál será la posición de los vicepresidentes primero, Martín Vizcarra, y segunda, Mercedes Aráoz, que en ese orden deberían reemplazar al renunciante Kuczynski, reportó el diario local La República.

El turbulento gobiernoállega a su fin tras constantes fricciones entre el Ejecutivo y el Congreso, lo cual conllevó a la censura de diferentes ministros y también a que se presentaran dos pedidos de vacancia presidencial.

La magnitud de la crisis del gobierno se evidenció cuando en la mañana el secretario general del partido gobernante Peruanos por el Kambio (PPK), Salvador Heresi, le pidió al presidente Kuczynski que renuncie al cargo “por dignidad” ante la crisis desatada por la publicación de videos que muestran a sus aliados intentando comprar el voto de otros congresistas para evitar su destitución.

‘Lo que hemos visto en los videos propalados ayer es vergonzoso y afecta gravemente nuestra democracia”, enfatizó Heresi, también legislador oficialista, en un mensaje en su cuenta en la red social Twitter en la que adelanta que votará a favor de destituir al mandatario si Kuczyinski no dimite.

‘Le pido que renuncie pensando primero en el Perú. Si no lo hace, anuncio que votaré a favor de la vacancia”, escribió y apeló en su reclamo “a la dignidad del Presidente de la República”.

También el legislador oficialista Pedro Olaechea se expresó en el mismo sentido. “La investidura presidencial va más allá de las personas. Se necesita proteger las instituciones. Por eso, con mucho pesar, señor presidente, le pido que dé un paso al costado”, tuiteó.

La difusión de los videos en los que el legislador Bienvenido Ramírez y uno de los abogados de Kuczynski, Alberto Borea, le ofrecen a un parlamentario opositor empleos en el Estado para colaboradores suyos y obras públicas a cambio de que voten mañana contra la destitución del mandatario que debatirá el Congreso peruano, inclinó la balanza de los votos en contra de la continuidad del presidente, según los medios locales.

La oposición estaría sumando más de 90 adhesiones a la destitución, tres más que las 87 necesarias, luego de que desde la mayoritaria bancada Fuerza Popular difundieran las imágenes del disidente Kenji Fujimori y otros miembros de su bloque intentando torcer voluntades en favor de Kuczynski, informó el diario limeño El Comercio.