Cinco mujeres víctimas de trata de personas junto a un bebé fueron rescatados de una organización transnacional que las mantenía cautivas en un prostíbulo de la ciudad de Potosí, Bolivia. En el lugar detuvieron al dueño y a la esposa del mismo. Las jóvenes eran maltratadas y explotadas sexualmente. 

Las mujeres llegaron al prostíbulo Casa Blanca, algunas de ellas mediante engaños o por la fuerza. Además de las víctimas oriundas de Salta, había cuatro más de otras nacionalidades. Los investigadores dieron con ellas gracias a que una logró esconder un celular para comunicarse con su familia que vivia en la provincia argentina. 

La familia actuó de inmediato y se comunicó con las autoridades correspondientes el jueves por la noche y se procedió a infomar lo que sucedía a la Unidad Fiscal Federal a cargo del doctor Francisco Santiago Snopek. 

Mediante la geolocalización del dispositivo móvil pudieron ubicar con exactitud el lugar donde se encontraban  y comprobaron que estaban en Bolivía. En el operativo de rescate intervino la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales de Salta perteneciente a la Gendarmería Nacional. 

El rescate

La mujer cautiva se comunicaba a través de mensajes por WhatsApp en los que fue describiendo el lugar, las personas que se encontraban, las otras víctimas y los tratantes, según publicó El Tribuno de Salta. 

El jueves cerca de las 07:00 horas, una de las mujeres se comunicó con personal de la división Antitrata de Gendarmería Nacional para avisarle que pudo fugarse con otras dos víctimas más y un bebé. 

Fueron monitoreadas por uniformados hasta que lograron llegar a una terminal de omnibus donde fue asistida por la consul argentina que se encuentra en Bolivia, Gabriela Gilistro, para que pudiera realizar las gestiones correspondientes con la Dirección General de Migraciones y puedan ser repatriadas. 

Por su parte, la fiscalia de Potosí realizó varios hallanamientos dentro del prostíbulo y logró rescatar al resto de las víctimas.