Tras una angustia que atormentó a una familia australiana por 18 días, la Policía pudo hallar este miércoles con vida y encerrada en una casa a una chica de 4 años que había desaparecido el 16 de octubre úlimo, cuando se encontraba con sus padres en un camping.

Cleo Smith fue encontrada en una vivienda cerrada con llave de la localidad de Carnarvon, a unos tres kilómetros de donde la menor reside con su familia y a alrededor de 75 kilómetros del lugar donde desapareció. Y, poco después y en otro lugar, la fuerza de seguridad detuvo a un sospechoso, de 36 años.

Este jueves se conoció que la Justicia australiana imputó por secuestro a ese hombre, idenfificado como Terence Darrell Kelly, reportaron medios internacionales. Las autoridades consideran que hay suficientes indicios para creer que se llevó a la víctima de la carpa donde se alojaba en Blowholes.

Al imputado se lo ve en sus cuentas en redes como con una obsesión por las muñecas de moda Bratz.

El ahora acusado permanecía bajo custodia desde la localización de la menor y hasta ahora los investigadores habían evitado señalarlo directamente como responsable de lo que parecía un rapto.

La Justicia ordenó que Kelly permanezca con prisión provisional al menos hasta el 6 de diciembre próximo, mientras que el imputado no solicitó libertad bajo fianza.

Por su parte, el primer ministro de Australia Occidental, Mark McGowan, dijo que se reunió con Cleo y su familia, para describir luego como "muy bien adaptada" a la nena, "considerando su terrible experiencia".

Declaración del acusado

El sospechoso de secuestrar a Cleo declaró ante la Justicia, donde dijo ser inocente y, en medio de la audiencia, increpó a periodistas.

El hombre de 36 años, ante el Tribunal de Magistrados de Carnarvon, interrumpió varias veces mientras le leían los cargos, incluso para gritar “¡Vengo por ti!” a los periodistas ubicados en la galería el recinto. También exclamó: “¡Saca esa sonrisa de tu cara!”. Siempre hablando en singular pese a que se dirigía a un grupo.