Un terremoto con epicentro en Irán afectó a varias localidades situadas en el sudeste de Turquía, en donde al menos nueve personas murieron y otras 37 resultaron heridas. El sismo fue de una magnitud de 5,7 grados y tuvo epicentro en la ciudad iraní de Khoy, que al limitar con la frontera turca afectó de forma grave a su país vecino.

"Las tareas de búsqueda han finalizado y no se encuentran más personas bajo los escombros", anunció el ministro del Interior turco, Suleyman Soylu, tras varias horas de trabajo en el municipio de Baskale, en donde vivían alrededor de 700 personas. En tanto, en Irán no se registraron víctimas mortales, aunque sí hubo 25 heridos y algunas aldeas quedaron destruidas.

La región en la que ocurrió el fenómeno es una zona sísmica, por lo cual suelen registrarse movimientos sísmicos. El último, ocurrido en ese país en 2017, dejó un saldo de 620 muertos.