Mose Brown nació en marzo de 1900 y tuvo cuatro hijos.

Sólo unos meses ostentó Violet Mosse Brown el título de mujer más longeva del mundo. A los 117 años, en medio de una feroz disputa familiar, murió esta jamaiquina que había heredado ese título en abril pasado. Nacida el 10 de marzo de 1900, Mosse Brown, conocida por todos en Parroquia de Trelawny, en el norte de Jamaica, como la Tía V, fue reconocida como la más anciana luego de que el 15 de abril pasado muriera la italiana Emma Morano.

Durante estos meses, mantuvo el galardón que le valió una placa enviada por la reina Isabel II, ya que, cuando nació, su país aún formaba parte de las Antillas británicas. Su deceso se dio en medio de un conflicto familiar, ya que, días antes, había sido sacada de la casa en la que había pasado toda su vida y la habían derivado a un centro médico.

“No tenía nada grave. Estaba un poco deshidratada y el doctor que vino a verla dijo que todo lo que necesitaba era un poco de potasio”, reveló Lelieth Palmer, una de sus nietas. “Ella no se quería ir, hasta rogó que no se la llevaran a menos que la fueran a traer de vuelta. La alejaron de sus seres queridos y contribuyeron con su muerte”, se quejó.

“Si no se la hubieran llevado de su casa, aún estaría viva”, sumó su bronca otra de sus nietas, Vernon Davis, quien también acusó al resto de su familia, en especial a los hijos de la mujer, que decidieron internarla, de haberle “quitado su comodidad, su libertad Y su dignidad” para llevarla a “un lugar extraño en el que no tenía familia ni amigos”.

En respuesta, Barry Russell, uno de sus cuatro hijos, respondió que decidió trasladar a su madre porque “sus nietas no la estaban cuidando bien”.

Una vida de trabajo

De joven, Mosse Brown trabajó con su esposo en plantaciones de caña. Luego, también acompañó a su marido cuando se desempeñó en un cementerio. “Vivo por la gracia de Dios y estoy muy orgullosa de mi edad”, comentó cuando se coronó como la mujer más longeva del mundo. En ese momento también fue reconocida por el primer ministro de Jamaica, Andrew Holness: “Violet ha tenido una extraordinaria vida y siempre la recordaremos por su fortaleza para seguir adelante"