El líder mafioso italiano Rocco Morabito, conocido como "el rey de la cocaína de Milán", se fugó en los primeros minutos de ayer de una cárcel de Montevideo junto a otros tres sujetos, entre ellos, el argentino Bruno Díaz. El reo, capo de la mafia calabresa que debe ser extraditado en los próximos meses, huyó a través de los techos vecinos.

El capo mafioso, de 51 años, fue detenido en 2017 en una mansión de Punta del Este, donde también le secuestraron dinero, cheques por 100.000 dólares, documentos de identidad falsos, armas y vehículos de lujo.

"Sobre la medianoche, cuatro personas con arresto administrativo que se encontraban alojados en el Centro de Ingreso, Diagnóstico y Derivación, fugaron por las azoteas del edificio mediante boquete", detalló la Unidad de Comunicación del Ministerio del Interior uruguayo. Tras abandonar el presidio, Morabito y sus cómplices irrumpieron en una vivienda vecina, donde robaron dinero, antes de continuar con su escape.

El capo mafioso, de 51 años, fue detenido en 2017 en una mansión de Punta del Este, donde también le secuestraron dinero, cheques por 100.000 dólares, documentos de identidad falsos, armas y vehículos de lujo. Está acusado de haber pertenecido, entre 1988 y 1994, a la mafia calabresa Ndrangheta, en la que Morabito organizaba la distribución de estupefacientes en Milán.