Un hombre se hizo pasar por el actor Nicolas Cage y a través de la red social Facebook, engañó a una mujer a la que le hizo creer que tenían una relación amorosa. De esa manera le robó 10 mil libras esterlinas, que equivalen a 13.656 dólares, es decir, casi tres millones de pesos.

El estafador le dijo a la víctima que planeaba visitar el Reino Unido, a la vez que la instaba a mantener su relación “en secreto”. Además le aseguró que necesitaba el dinero por “motivos fiscales”, según la organización benéfica Victim Support. 

Otro estafador se hizo pasar por Wentworth Miller.

En ese contexto, Lisa Mills, gerente sénior de fraudes en la organización benéfica, contó que la víctima era vulnerable y que “no podía permitirse perder” el dinero, según consignó Sky News. 

Sin embargo, el último tiempo se registró un aumento de este tipo de casos delictivos con mismo modus operandi. Es que Mills expresó que otra persona fue engañada por un estafador que se hizo pasar por la estrella de Prison Break, Wentworth Miller.

“Creo que es difícil transmitirlo a la sociedad en general: la gente simplemente se burla y piensa ‘No me dejaría engañar por eso’”, explicó Mills, quien además detalló que hay que "apoyar", a quienes sufren este tipo de delitos, y que "es más común de lo que la gente piensa”.

En ese sentido, advirtió que ante las medidas de seguridad de los sitios virtuales para proteger a sus usuarios, los estafadores buscan potenciales víctimas en las redes sociales como Facebook o Instagram, a quienes les envían "solicitudes aleatorias con la esperanza de que la gente responda y puedan comenzar a atraer víctimas a su web”, explicó.

Otro caso reciente de “estafa romántica” en Reino Unido tuvo como víctima a una madre de 50 años, llamada Claire Spencer, que fue estafada por 500 libras. En este caso, el estafador usó el nombre falso de Jack Miller, le dijo que tenía 45 años e inventó que era padre soltero de un niño de 12 años llamado Henry, quien tenía a su cargo después de que su esposa muriera de cáncer.

Ellos entablaron una “relación romántica” que el estafador usó para manipular a su víctima y hacerla que le enviara dinero. Supuestamente Jack, que era “constructor de hoteles” estaba varado en Camboya y no podía pagar la comida porque perdió su billetera.

“Cuando me di cuenta de que era una estafa romántica , quise vomitar y me sentí humillada. Quería llorar pero físicamente no podía, me sentía violada y avergonzada. Me tomó unas cinco semanas volver a sonreír”, dijo Claire según consignó el medio británido The Sun.

Según fuentes policiales, el año pasado en Reino Unido se registraron casi 9.000 casos del denominado “fraude romántico”, un aumento del 27 por ciento respecto al 2020. Sin embargo, se cree que el número real puede ser mucho mayor, ya que muchas víctimas se sienten avergonzadas de hablar y se llaman al silencio.