El tiempo no es nada. Después de estar divorciada durante más de 50 años, una pareja yanqui se reencontró y volverá a casarse.

Lillian Barnes, de 78 años, y Harold Holland, de 83, oriundos de Kentucky, se casaron en 1955, pero después de 12 años de matrimonio, en los que tuvieron cinco hijos, decidieron separarse.

“Fue ciento por ciento mi culpa, ya que pasaba mucho tiempo en el trabajo y la dejé sola criando a nuestros hijos y ocupándose de la casa”, contó el hombre.

En los años que siguieron formaron nuevas familias. Pasaron por nuevos matrimonios y otras experiencias, pero la vida les tenía preparado algo muy especial. En 2015 ambos enviudaron y poco después volvieron a encontrarse.

Entonces, el amor resurgió y decidieron volver a casarse el próximo sábado. “Vamos a hacer lo que queremos y cuando queremos. La llevará a donde ella desee”, contó Holland, quien concluyó: “Decidimos que queremos caminar juntos la última milla”.