El proceso de secesión catalán entró en una semana clave en la que está prevista la aprobación de la ley que regulará el referéndum unilateral del 1 de octubre, que el gobierno español de Mariano Rajoy insistió en que no se celebrará por ilegal, advirtiendo que retirará las urnas y actuará contra los dirigentes catalanes que incumplan la ley. 

"No le voy a contar a (el presidente catalán Carles) Puigdemont lo que voy a hacer para retirarle las urnas. Prudencia. Pero las autoridades correspondientes ya se encargarán de impedir que se pongan las urnas", dijo hoy la vicepresidenta del gobierno español, Soraya Saenz de Santamaría

La tensión se acerca a su punto más álgido, ya que el parlamento regional de Cataluña tiene previsto aprobar este miércoles la ley que regulará el referéndum unilateral, lo que luego dará paso a la convocatoria oficial por parte de Puigdemont. A pesar de que el Ejecutivo español sigue sin concretar explícitamente su plan para evitar el polémico referéndum, se están dando algunas señales acerca del camino que se tomará en el momento en que se produzca el choque. 
"El gobierno está hablando con la oposición y los principales partidos, y tomando decisiones. Todos los escenarios están previstos y diseñados", señaló la "número dos" de Rajoy. "Suspender a Puigdemont está previsto en las leyes", remarcó Sáenz de Santamaría y recordó que el ex presidente catalán Artur Mas está inhabilitado por haber impulsado la consulta simbólica del 9 de noviembre de 2014. 

El Tribunal Constitucional retomará su actividad el mismo día en que los catalanes tienen previsto dar un nuevo paso hacia la secesión, por lo que el gobierno está alerta para intervenir contra las autoridades catalanes tan pronto se produzca una irregularidad. Como último recurso, Rajoy tiene a su disposición la aplicación del artículo 155 de la Constitución española que autorizaría al gobierno central a intervenir en el gobierno autonómico para hacerlo cumplir sus obligaciones, pero esta vía, estigmatizada por lo que supondría para el modelo territorial español, nunca se aplicó en democracia. 

"Si hubiese una ofensiva del gobierno para retirar urnas, entonces evidentemente movilizaremos a los ciudadanos para que esto no pase", dijo Marta Rovira, vocera de la coalición independentista Junts pel Sí (JxS), en declaraciones a la agencia EFE. Esta reacción del independentismo es lo que, según la vicepresidenta española, "constata que algunos dirigente están pensando en cómo venden mejor lo que va a ser un fracaso porque nadie puede ir en contra de la democracia".

Los catalanes, a favor del referendúm
Una mayoría de catalanes apoya el referéndum unilateral de secesión anunciado para el 1 de octubre por el gobierno de Carles Puigdemont, y cree que se celebrará a pesar de que el Ejecutivo español lo quiere impedir por inconstitucional, según un sondeo publicado hoy por el diario digital El Español. El 55% de los catalanes considera que la consulta debe hacerse, frente al 39,8% que la rechaza, mientras un 5,3% no se posiciona, de acuerdo con el estudio realizado por SocioMetrica. 

Además, casi igual porcentaje, un 55,4% de las personas consultadas en Cataluña, piensa que podrá votar el 1 de octubre a pesar de que el Ejecutivo central del presidente Mariano Rajoy insiste en que el referéndum no se celebrará. 

En cuanto a los apoyos que obtendría el referéndum, el sondeo muestra una fractura muy clara puesto que un 50,1% de catalanes apoyaría separarse frente al 45,7% que rechaza esa posibilidad y un 4,2% que no quiere responder a esta cuestión. 

Fuente: Télam