A una semana del inicio de los masivos incendios forestales que azotan gran parte del norte vinícola del estado de California, el saldo de muertos se elevó etse domingo a 40, miles de personas siguen siendo evacuadas y más de 89.000 hectáreas afectadas y unas 5,700 estructuras quemadas, según informes de las autoridades locales.

El clima no está ayudando a detener estos incendios ya que el fin de semana estuvo marcado por las temperaturas cálidas, la baja humedad y los vientos secos. Este escenario y la falta de lluvias en el pronóstico de los próximos días llevaron a las autoridades de California a declarar el alarma “bandera roja” en todo el estado, un status que en principio durará hasta el lunes, pero podría extenderse. 

Mientras hay cientos de personas que aún permanecen desaparecidas, al menos 17 focos de fuegos continúan devastando zonas rurales y partes de urbanizaciones en el norte de California, donde más de 10.000 bomberos trabajan, junto con tanques de agua y helicópteros. 

Por ahora, la mayoría de las víctimas fatales eran ancianos, uno de ellos incluso tenía 100 años, que no pudieron evacuarse a tiempo, informó el canal de noticias hispano Univisión. 

Según informaron las autoridades, 22 personas murieron en el condado de Sonoma, 8 en Mendocino, 4 en Yuba y 6 en Napa.

Entre los ocho fallecidos en Mendocino, el caso de Kai Logan Shepherd, un adolescente de 14 años, se hizo conocido. Los rescatistas lo encontraron cerca de su casa y se cree que se separó de su familia cuando intentaban escapar. 

Sus padres padres y su hermana mayor lograron huir y ahora están internados en distintos hospitales con quemaduras severas.

Fuente: Télam