El pasado 24 de mayo, un tiroteo en Texas puso al mundo de luto, cuando un joven de 18 años entró a una escuela primaria de la ciudad de Uvalde y asesinó a 19 niños y a 2 adultos. Horas después, el gobernador Greg Abbott (R), realizó una conferencia de prensa para comentar acerca de lo sucedido, pero fue interrumpido e increpado por su oponente para las elecciones de noviembre, Beto O'Rourke. Por supuesto que la situación no terminó bien y se escucharon gritos e insultos.

Resulta que, horas después de que Salvador Ramos ingresara a la Escuela Primaria Robb con un rifle de asalto AR-15, las autoridades estatales y nacionales se reunieron para una conferencia de prensa en conjunto.

Allí estuvo Abott, acompañado por el vicegobernador Dan Patrick, el fiscal general Ken Paxton, los senadores Ted Cruz (R-TX) y John Cornyn (R-TX) y el alcalde de Uvalde, Don McLaughlin.

Luego del tiroteo en una escuela primaria de la ciudad de Uvalde ( Texas), el gobernador Gregg Abbott aseguró que se trata de un "problema de salud mental".

“Qué alguien dispare a niños es intolerable”, comenzó el flamante gobernador, que buscará un tercer mandato el próximo mes de noviembre.

“Todo lo que se sabe es lo que el pistolero puso en Facebook, media hora antes de la escuela: ‘Voy a matar a mi abuela; luego escribió: ‘Disparé a mi abuela” y finalmente: ’Voy a disparar a una escuela primaria’”, sumó acerca del autor del hecho.

Por último, indicó que lo sucedido evidencia un "problema de salud mental en esta comunidad” y que “todos los afectados deben acceder a servicios de salud mental”.

"No nos está ofreciendo nada. Esto es totalmente predecible y eliges no hacer nada”, regañó  Beto O'Rourke

Acto seguido, cuando Patrick iba a tomar la palabra, Beto O'Rourke entró en la sala. Se trata de un ex candidato al Senado (2018), ex candidato presidencial para las primarias demócratas (2019) y, quizás lo más importante en este contexto, la persona que busca derrotar a Abbott en las elecciones de noviembre.

Este hombre se paró delante de la mencionada comitiva y, dedo acusador de por medio, comenzó a regañar a su contrincante. “El momento de detener el próximo tiroteo es ahora mismo y no estás haciendo nada. No nos está ofreciendo nada. Esto es totalmente predecible y eliges no hacer nada”, aseguró.

Si bien Abbott optó por el silencio y la indiferencia, quienes lo acompañaban en el escenario mostraron un poco menos de templanza. En cuanto a Ted Cruz, quien ya supo enfrentar a O'Rourke en las urnas, le gritó “siéntate” en repetidas ocasiones.

Sin embargo, quien se vio más molesto fue el alcalde de Uvalde, Don McLaughlin, quien primero le remarcó que “¡usted está fuera de lugar!”, en repetidas ocasiones, para luego cerrar con lo siguiente: “¡No puedo creer que seas tan enfermo e hijo de… para politizar una situación como esta!”.

Luego del griterío, el demócrata, seguido recriminando unos segundos más y luego salió del auditorio, entre abucheos y gritos de "déjenlo hablar".

"¡Sos un enfermo hijo de p...!", gritos e insultos luego del tiroteo en una escuela primaria de Texas