Al menos 17 personas murieron en Kabul después de que los talibanes (movimiento proscrito en Rusia) abrieran fuego al aire para celebrar la toma de la provincia de Panjshir que se produjo el viernes, comunicó a Sputnik una fuente médica.

Previamente se informó de cuatro fallecidos​​​.

El balance de heridos se elevó de siete a 41, añadió la fuente.

Situada en el noreste de Afganistán, la provincia montañosa de Panjshir fue la última bolsa de resistencia a los talibanes que retornaron al poder el 15 de agosto.

Las fuerzas que se oponían a los fundamentalistas fueron lideradas por el vicepresidente primero de Afganistán, Amrullah Saleh, quien reivindicó el papel de jefe de Estado interino, y el jefe guerrillero Ahmad Massoud, cuyo padre, conocido como el León de Panjshir, fue uno de los comandantes militares más importantes en los años 1980 y 1990.

Fuente: Sputnik