El número de muertos derivado del dramático desprendimiento de un glaciar que se está derritiendo se elevó a siete un día después de que ocurrió la tragedia en el norte de Italia, mientras los rescatistas siguen buscando supervivientes hoy lunes.

El primer ministro de Italia, Mario Draghi, viajó hoy a la zona en donde al menos siete alpinistas perdieron la vida después de que parte del glaciar Punta Rocca, en la cumbre del Marmolada en las montañas Dolomitas, se desprendió el domingo, lo que causó un derrumbe masivo de hielo, nieve y rocas.

Las autoridades ya descubrieron otro cuerpo luego de que el domingo se anunció la primera cifra de fallecidos. Diez personas resultaron heridas, dos de ellas de gravedad.

El número de desaparecidos se redujo cuando funcionarios de la región de Trentino informaron que un alpinista austriaco había sido encontrado. Pero otros 13 siguen desaparecidos.

Funcionarios atribuyeron la tragedia a temperaturas abrasadoras. Cuando el glaciar se desprendió, la temperatura en la cima de la montaña se ubicaba, según informes, en alrededor de 10 grados centígrados cuando la temperatura normal para esta época del año se ubica por debajo de cero.

Hoy por la noche, funcionarios dijeron que siguen esperando encontrar más supervivientes. Ahora los esfuerzos de búsqueda están concentrados en el uso de drones autónomos con sensores de calor.

Fuente Xinhua

Ver comentarios