El líder norcoreano Kim - Jong Un no piensa dar un paso atrás en su enfrentamiento con los yanquis.

Se tensa aún más la situación. Corea del Norte calificó de “despiadadas” las sanciones aplicadas por el Consejo de Seguridad de la ONU tras su ensayo nuclear más reciente y poderoso, pero el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que las penalidades no se comparan “con lo que deberá suceder” para frenar la amenaza norcoreana.

Creemos que es sólo otro paso muy pequeño, no algo grande. Pero esas sanciones no son nada comparadas con lo que en definitiva deberá suceder”, dijo Trump, sin dar más detalles, en declaraciones a periodistas en la Casa Blanca al reunirse con el primer ministro de Malasia. El mandatario agregó que él y el secretario de Estado, Rex Tillerson, evaluaron la votación que aprobó las sanciones por unanimidad, pero agregó que no están seguros de que las nuevas penalidades, que limitan la venta de petróleo a Corea del Norte y prohíben comprar sus exportaciones textiles, tengan algún impacto.

De todos modos, “es bueno tener una votación favorable de 15 a cero”, agregó. Más temprano, el embajador norcoreano en Ginebra fustigó la decisión del Consejo de Seguridad. “Ayer (por el lunes) el régimen de Washington fabricó la resolución de sanciones más despiadada”, dijo el embajador Han Tae Song en una intervención en la Conferencia de Desarme de la ONU y en la primera reacción oficial de Corea del Norte a la resolución del consejo, que fue adoptada por unanimidad.

“Mi delegación condena en los términos más fuertes y rechaza categóricamente la resolución ilegal” del Consejo de Seguridad, prosiguió el embajador sobre las penalidades, que limitan la venta de petróleo y derivados al país comunista y prohíben comprar sus exportaciones textiles. “Las próximas medidas de la República Democrática de Corea harán que Estados Unidos sufra el mayor dolor que haya experimentado en su historia”, agregó el diplomático.

Las sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU fueron impulsadas por Estados Unidos para penalizar a Corea del Norte por su ensayo nuclear del 3 de septiembre pasado, que, según Pyongyang, consistió en la detonación de una bomba de hidrógeno y que fue el más potente de los seis que realizó desde 2006.