En las últimas horas se conoció que casi 2.000 médicos de Italia fueron suspendidos por rehusarse a darse la vacuna contra el coronavirus. Así lo hizo saber la Asociación de Médicos Italiana (FNOMCeO), que también detalló en un comunicado que solo se trata del 0,4% de sus miembros activos.

"Se trata de un dato bruto, que no fotografía la situación real de los trabajadores sanitarios incumplidores", expresó Filippo Anelli, presidente de la mencionada organización. Además, sumó que entre los 1.972 profesionales, también están incluidos quienes no pueden inocularse o debieron hacerlo por motivos de salud.

Otros más de 1.600 profesionales de la salud ya habían sido sancionados en noviembre del 2021. 

"La suspensión no es disciplinaria, sino declarativa. Si se detectasen infracciones deontológicas, como la difusión de mensajes contra las vacunas. También están incluidos los que han dado positivo por Covid-19 y han tenido que aplazar la cita y los que están esperando la dosis de refuerzo y ya tienen la cita pedida”, sumó Anelli.

Esta ronda de suspensiones resulta ser la segunda del estilo, tras los 1.656 médicos que tuvieron la misma sanción en noviembre de 2021.

El primer ministro, Mario Draghi, firmó recientemente un decreto que afectará directamente a los no vacunados.

¿Cómo sigue el coronavirus en Italia?

Las autoridades sanitarias confirmaron 179.106 infectados y 373 fallecidos en las últimas 24 horas. En cuanto al total desde el inicio de la pandemia, se contabilizan 9,6 millones de casos y 142.900 muertos. En adición, el promedio de los últimos 7 días en cuanto a los primeros resulta ser de más de 180 mil, mientras que de 343 entre los segundos.

Si vamos a las regiones, quien encabeza el promedio de casos en dicho periodo de tiempo resulta ser Nápoles (10.680), seguido por Milán (9.197) y de Turín, que completa el podio con 7.897.

Restricciones a los no vacunados

El gobierno que encabeza Mario Draghi impuso una serie de restricciones a quienes hasta ahora optaron por no inocularse contra el coronavirus. Mediante un decreto, ahora la mayoría de los comercios y tiendas del país van a exigir el “certificado sanitario” para entrar. Este documento se obtiene con la vacuna, luego de haber pasado la enfermedad o con un testeo negativo.

Entrará en vigor a partir del primer día de febrero y desde entonces, sólo estas podrán ingresar libremente a comercios “esenciales”, como supermercados, farmacias, tiendas de animales, gasolineras y ópticas.

De esta lista fueron excluidos por ejemplo los bancos y las oficinas de correo, por lo que ni siquiera se podrá retirar dinero en efectivo, por lo menos en estos lugares, o en su defecto, cobrar la pensión de la jubilación.