Rusia e Italia intentan unir fuerzas en una cruzada contra el coronavirus, que puede terminar con la producción en la península de la vacuna Sputnik V, para lo cual se firmaron ya los primeros convenios, a pesar de las trabas que ponen algunos desde Europa.

El Instituto Spallanzani de Roma colaborará con el Centro Gamaleya, que desarrolló Sputnik V, porque la ciencia debe estar por encima de la política y ocuparse de salvar vidas, destacó su director sanitario Francesco Vaia en una entrevista con Sputnik.

SPUTNIK V, MANZANA DE LA DISCORDIA EN LA UE

La vacuna rusa no deja de ser objeto de polémicas en la Unión Europea. Por una parte, el Fondo ruso de inversiones directas (RDIF) firma acuerdos para producirla en Italia, España y Alemania y la directora de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), Emer Cook, espera poder aprobarla cuanto antes.

Por otra, el comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, Thierry Breton, declara que la Unión no necesita la Sputnik V y la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, critica a Moscú, porque presuntamente tarda en vacunar su propia población para poder exportar el fármaco al extranjero.

Mientras tanto, en varios Estados de la UE la vacuna rusa genera verdaderas crisis políticas. Hungría denunció la presión que sufrió por parte de Bruselas, después de autorizar unilateralmente la Sputnik V.

El presidente de la República Checa, Milos Zeman, exigió la destitución del ministro de Sanidad y de la directora del Instituto Nacional de Control de los Medicamentos, porque que se declararon contrarios al uso de la Spuntik V antes de que la aprobase la EMA.

A su vez, en la vecina Eslovaquia, el primer ministro de Eslovaquia, Igor Matovic, anunció que iba a dimitir por el escándalo provocado por su decisión de adquirir el fármaco sin consultar a otros partidos de la coalición gobernante.

LA PROCEDENCIA CUENTA MENOS QUE LA EFICACIA

En este contexto tenso adquiere aún más valor la opinión de los profesionales que dan prioridad a la lucha contra el virus y no a sus implicaciones políticas. El director sanitario del Instituto de Enfermedades Infecciosas de Roma, Francesco Vaia, destaca en su entrevista con Sputnik que para los científicos el objetivo es salvar las vidas humanas, por lo tanto "da igual donde se produzca el fármaco, lo importante es que sea eficaz".

Siguiendo esta lógica, el Instituto Spallanzani quiere firmar en los próximos días un protocolo de entendimiento y de confidencialidad con el Centro Gamalaya "para intercambiar experiencia y para que pueda llegar a Roma un grupo de científicos rusos con los sueros y las dosis de la vacuna".

La colaboración entre los dos centros de investigación promete ser intensa. En primer lugar, los científicos italianos y rusos van a verificar "con estudios de laboratorios si la vacuna Sputnik V es capaz de producir anticuerpos que neutralizan las variedades inglesa, brasileña y surafricana del coronavirus", explica Francisco Vaia a Sputnik.

"Espero que los resultados de las pruebas se conozcan ya en el mes de abril, si todo se organiza de manera rápida y correcta", precisa.

Además, el Instituto romano planea combinar la Sputnik V, basada en adenovirus, así como los fármacos de ARN de Pfizer y Moderna, con la vacuna elaborada por la empresa italiana ReiThera, que actualmente se encuentra en la segunda fase de experimentación y su producción puede iniciarse en el próximo septiembre.

Estas combinaciones de medicamentos, denominados "cócteles de vacunas", se aplicarán a los 90 voluntarios que participan en la experimentación sobre el medicamento de ReiThera.

Según destaca el director sanitario del Instituto Spallanzani, "si alcanzamos buenos resultados, podremos crear una vacuna de "efecto combinado" que será un arma muy potente en la lucha contra el coronavirus".

PERSPECTIVAS DE COLABORACIÓN FUTURA

Una vez que se resuelvan las cuestiones burocráticas y se firmen los acuerdos necesarios, Italia podrá lanzar la producción de la Sputnik V, "por ejemplo, en la región de Lacio, donde se encuentran dos tercios de las instalaciones farmacéuticas del país", sugiere Vaia.

El científico italiano destaca que la parte rusa "demuestra una gran transparencia en cuanto a la transferencia de todas las tecnologías y una gran disponibilidad de colaboración".

Al mismo tiempo, la colaboración entre los centros de investigación tiene perspectivas que no se limitan a la lucha contra la pandemia del covid-19. "Espero que la cooperación científica entre nuestros institutos se haga permanente, ya que la ciencia debe ser neutral y estar lejos de los intereses industriales y geopolíticos", recalca Vaia.

Parece que, respecto a los políticos, los científicos tienen un enfoque mucho más práctico en la lucha contra la pandemia. La colaboración científica multilateral, ajena a las rivalidades geopolíticas, puede y debe acelerar la vacunación contra el virus para salvar miles de vidas.

Fuente: Sputnik

 

Coronavirus hoy en el mundo: toda la información

 

Coronavirus en la Argentina: Toda la información sobre la pandemia en todo el país

 

Vacuna coronavirus: los avances en la carrera por combatir el covid-19

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos