Las autoridades de China están en alerta por ante la posibilidad de sufrir una segunda ola de contagios de coronavirus. Para evitar sorpresas desagradables, un condado entero fue puesto en cuarentena. La provincia de Henan, en el centro del país, decidió declarar el aislamiento total en uno de sus distritos tras detectar tres infecciones en el hospital local.

Por lo tanto, todos los habitantes de Jia deben permanecer en sus casas, mientras que todos los negocios están cerrados, con excepción de los que ofrecen servicios públicos, los proveedores médicos, las empresas de logística y las de procesamiento de alimentos. Además, las personas que tienen permisos especiales de tránsito deben ir a trabajar con barbijos y salen luego de medir su temperatura.

En China, donde surgió el Covid-19, ya hubo más de 82.000 contagios, aunque la cantidad de muertos se detuvo en torno a los 3.300.