La Defensoría del Pueblo y la Iglesia católica de Bolivia llamaron este domingo a transitar con calma los últimos días previos a las elecciones generales del domingo próximo, tras los disturbios ocurridos en el cierre de la campaña del mandatario Evo Morales, otros episodios de violencia y sospechas de fraude.

"No se pueden volver a repetir hechos lamentables como los ocurridos la última semana en eventos públicos, políticos y cívicos, en los que se han evidenciado actos de discriminación, racismo y violencia física y psicológica", afirmó la Defensoría en un comunicado citado por los diarios Página Siete y Los Tiempos.

Asimismo, la Iglesia advirtió que "estas elecciones lamentablemente se celebran en un clima de desconfianza por el temor de una posible manipulación del proceso electoral", en un comunicado de la Conferencia Episcopal Boliviana leído esta mañana en misa por su secretario general adjunto, José Fuentes, según ambos periódicos.

La tensión en la recta final de la campaña tuvo un pico, cuando Morales cerró su campaña en Potosí, donde desde hace una semana hay una huelga general en demanda de mayores regalías mineras para la región y la derogación de un decreto que autorizó el ingreso de una empresa alemana para la explotación del litio.

Mientras el mandatario daba su discurso hubo choques entre manifestantes potosinos y militantes del partido oficialista Movimiento al Socialismo (MAS) que dejaron al menos seis heridos y fueron dispersados por la policía con gases lacrimógenos, según el diario El Deber.

Morales lamentó los disturbios y afirmó que "algunos grupos" quieren "hacer un golpe de estado" en caso de que él gane las elecciones.

El canciller, Diego Pary, atribuyó el incidente a la intervención de "un grupo de choque del Comité Cívico Potosinista (Comcipo)", organizador de la protesta.

En tanto, el candidato opositor con mayor intención de voto, el ex presidente Carlos Mesa, cerró su campaña esta jornada durante la mañana en Chuquisaca, con una caminata por la zona céntrica.

"Estamos hablando de un momento fundamental para la democracia, después de 13 largos años de un gobierno que ha terminado en el autoritarismo más secante y la necesidad de construir una democracia que pueda recuperar los valores esenciales", sostuvo Mesa en una entrevista publicada por Página Siete.

Por otra parte, la última encuesta de intención de voto, publicada por la firma privada Ipsos, vaticinó el triunfo de Morales tanto en la primera vuelta como en el balotaje.

Según ese sondeo, para la primera vuelta Morales tiene 40% de apoyo y Mesa, 22%, en tanto para el balotaje, el actual mandatario aventaja a su adversario con 47% a 39% del apoyo, consignó la agencia de noticias EFE.

Hasta pocas semanas atrás, la mayoría de las encuestas asignaba una ventaja más estrecha a Morales para la primera vuelta y recogía mayor intención de voto para Mesa en el balotaje.

En cambio, otros tres sondeos publicados en la última semana reflejaron una situación de "empate técnico" para la segunda vuelta, según Página Siete.

Los bolivianos irán a las urnas el domingo próximo para elegir presidente y vice, y si ninguna fórmula obtuviera la mitad más uno de los sufragios, los dos candidatos más votados deberán medirse en segunda vuelta el 15 de diciembre.

Morales aspira a obtener un cuarto mandato consecutivo, que la Constitución prohíbe y la mayoría de los ciudadanos le denegó en referendo en 2016, pero para el cual fue habilitado en 2017 por un fallo del Tribunal Constitucional.

noticias relacionadas

Ver más productos

San Diego Alcala, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Diego de Alcalá

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos