Varios cohetes que fueron disparados durante la madrugada de este lunes en Afganistán contra el aeropuerto de Kabul cayeron en un vecindario cercano, mientras los soldados estadounidenses emprenden su retirada en ese país.

El grupo yihadista Estado Islámico del Khorasan (EI-K) reivindicó estos ataques, al señalar a través de un comunicado que fue citado por la Agencia AFP que "los soldados del califato atacaron al aeropuerto internacional de Kabul con seis cohetes".

Un alto cargo de seguridad que trabajó en el Gobierno derrocado hasta hace dos semanas indicó que los cohetes habían sido disparados desde un vehículo en el norte de Kabul, donde se encuentra la terminal aérea.

El sistema de lanzamiento en el asiento trasero del auto (AFP).

En ese sentido, en el vecindario de Chahr-e-Shaheed, donde cayeron los proyectiles, se formaron grupos alrededor de los restos de un automóvil empleado por los atacantes, que parecía tener seis tubos de lanzacohetes en el lugar del asiento trasero, móvil que suelen usar el Estado Islámico (EI) y grupos insurgentes para acercarse a un objetivo sin ser detectados.

Por su parte, residentes cercanos indicaron haber escuchado el sonido de la activación del sistema de defensa de misiles y visto una posterior metralla cayendo del cielo, lo que indicaría que al menos un cohete fue interceptado. 

En el aeropuerto se vienen registrando sucesivas escenas de caos en las dos semanas transcurridas desde la rápida ofensiva en la que los talibanes tomaron el control del país, aunque desde el ataque suicida, los talibanes restringieron su perímetro de seguridad en torno al aeropuerto y desplegaron combatientes hasta la última cerca que los separa de la pista de aterrizaje.

El grupo Estado Islámico de Khorasan (EI-K), rival de los talibanes, supone una importante amenaza en este tramo final, como demostró el ataque suicida contra el aeropuerto el jueves que se cobró más de 100 vidas, entre ellas las de 13 soldados estadounidenses.

A su vez, el presidente estadounidense, Joe Biden, advirtió de la alta probabilidad de nuevos ataques y, de hecho, el ejércitonorteamericano llevó adelante el pasado domingo un ataque aéreo contra un coche cargado de explosivos en Kabul.