Desde el comienzo de los Juegos Olímpicos de Tokio, muchos deportes llamaron la atención de los televidentes de todo el mundo. Pero sin dudas uno de los que más impacto causó fue el beach vóley por la la dupla italiana comformada por Adrian Carambula y Enrico Rossi, quienes se convirtieron en los favoritos del público neutral debido al particular saque de uno de ellos que fue furor en el primer duelo de la competencia.

Carambula nació en Montevideo, Uruguay, pero vivió gran parte de su vida en Miami y actualmente representa a la nación europea, es uno de los mejores jugadores de vóley del planeta, a tal punto que en 2015 llegó a la final del campeonato europeo, instancia en a que cayó ante Austria. En la capital de Japón está celebrando su segundos Juegos, después de haber participado de Río 2016, y nuevamente su nombre se popularizó por su increíble saque.

Es que el jugador de 33 años se destaca por ser el único de su clase reanudar el juego con un "skyball" (saque al cielo). Su peculiar técnica consiste en hacer girar la pelota en el aire con su mano izquierda y darle un golpe desde abajo con el puño cerrado lo más fuerte posible para que esta se eleve bien alto y así a los rivales les cueste descifrar en dónde va a caer. Además, a su puñetazo le suma un giro para mayor impulso.

Se trata de una técnica actualizada de un saque muy famoso de la década del 80. "Mi bendición es ser distinto y creativo. Para mí, el saque más difícil es aquel en el que debo golpear recto. Necesito darle efecto al balón", sostuvo cuando fue consultado por su particular forma de servir.

En 2016, antes de los Juegos Olímpicos de Río, el voleibolista que representa a Italia había dado algunas claves sobre su saque: “Lo importante es no estar tenso, mantenerse relajado y tener el cuerpo liberado, para no pensar en el error, porque así es como se comete el error. Solamente hay que estar relajado y luego pegarle a la pelota”.

Con su golpe, el balón puede elevarse hasta 30 metros, lo cual complica a sus oponentes sobre todo en días ventosos o soleados. Una ráfaga puede modificar el curdo de la pelota y si además no hay nubes que tapen el sol, sus oponentes se verán afectados por la luz que les impactará a los ojos. “Creo que es parte de mi juego, es un movimiento que me sale natural. Solo se que quiero que la pelota vaya lo más alto posible, siento el viento y dejo que mi cuerpo y mis manos lo hagan de forma natural. No me detengo a pensar en la pelota o en la técnica, solamente lo hago”, destacó.

Carambula, apodado "Mr. Skyball", es el único jugador profesional que utiliza este saque. Sin embargo, este fin de semana no le sirvió demasiado. En su primer partido en Tokio, contra los estadounidenses Jacob Gibb y Tri Bourne, la pareja italiana cayó por 21-18 y 21-19. Para avanzar a octavos de final ahora deberán vencer a los qataríes a Cherif Younousse y Ahmed Tijan de Catar y luego superar a los suizos Adrian Heidrich y Mirco Gerson.

Así nació el Skyball

Su extraña forma de sacar se volvió furor y muchos usuarios de internet destacaron su parecido con uno de los movimientos del videojuegos Super Volley '91.

En 1989, la compañía Video System lanzó un juego sobre un deporte tan poco habitual en este mundillo como el volleyball. Los aficionados, más que por su título, reconocen al juego por sus descripción, ya que contó con múltiples denominaciones. La versión arcade original asiática se llamaba Super Volleyball, aunque posteriormente se denominaría Super Volley ’91, mientras que para el resto del mundo fue Power Spikes, a excepción de Italia donde llegó bajo el título de 1991 Spikes.

El arcade nos permite participar en los puntos decisivos de un campeonato mundial de voley y se convirtió en un clásico. Además, uno de los trucos que habilitaban los movimientos especiales incluye el Skyball.

Hasta la irrupción de Carambula, el maestro de ese movimiento era el brasileño Bernard Rajzman, quien supo ser uno de los máximos exponentes del saque del "estilo coreano", ahora más conocido como "skyball".

Rajzman, que también jugó en Italia en Módena y Mantua, fue el héroe del mítico partido entre Brasil y la URSS, un amistoso disputado en el Maracaná en 1983 frente a 97 mil personas, en donde puso en práctica el particular movimiento.

El Skyball de Adrian Carambula

El movimento en el clásico juego de PC

Bernard Rajzman, el inventor del saque

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos