El video que muestra la paliza de un padre a su hijo de 17 años por haber llegado borracho a su casa sigue generando polémica e indignación en Bolivia. El video muestra como el hombre amañató con unas sogas al menor y lo puso de rodillas para comenzar a golpearlo en la espalda con un cinto blanco mientras la madre grababa.

Entretanto golpeaba a su hijo, el hombre amenazaba al menor "si no le parece, agarre sus trapos y se va de la casa", además, contaba sádicamente antes de golpear "uno, dos, tres..." y lo volvía a golpear.

Según la madre, con este video se pretendía dar una lección sobre como "corregír a un hijo que toma de más". Sin embargo, los repudiados fueron los padres por parte de la sociedad boliviana que aún no sale del estupor.

Si bien la Defensoría del Pueblo declaró comenzar a actuar en la causa, en primera instancia se conformaría con las disculpas publicas que hicieron los padres del menor que justificaron el acto "por amor propio y por el miedo de que tomara un mal camino".

Horas mas tarde de pedir las disculpas, el hombre declaró "la verdad exageré con hacer eso, y su la Defensoría viene a querer meterme preso, me ire preso pero contento por saber que eduqué a mi hijo".