Facebook presentó este miércoles una nueva configuración de su sistema de privacidad para que sus usuarios puedan administrar de forma más sencilla los datos que comparten, reforzar la seguridad de su cuenta y controlar su información personal, en una respuesta al escándalo internacional sobre el manejo de datos personales, que hoy sumó una nueva demanda.

Las publicaciones, reacciones, comentarios y búsquedas ahora se podrán borrar desde la herramienta “Accede a tu Información”, y las personas también podrán descargar sus datos compartidos con Facebook, aseguraron Erin Egan, vicepresidente y líder de Privacidad, Políticas, y Ashlie Beringer, vicepresidente y asesora jurídica adjunta de la compañía.

Especialistas consultados pusieron en duda la posibilidad de que efectivamente puedan borrarse esos datos, que a lo sumo dejarían de ser visibles pero permanecerían en los servidores de la compañía.

Egan y Beringer informaron también que están “facilitando que las personas puedan descargar sus datos compartidos con Facebook -son sus datos, después de todo-. Puedes descargarlos en una copia segura e incluso migrarlos a otro servicio”.

"Esto incluye fotos que has subido, contactos que has añadido a tu cuenta, publicaciones en tu línea de tiempo y más”, añadieron las ejecutivas.

La nueva opción permite además revisar qué contenidos se compartieron y borrar lo que se desee, lo que incluye publicaciones “que has compartido o a los que has reaccionado, solicitudes de amistad que has enviado y cosas que hayas buscado en Facebook.

Asimismo será posible “administrar quién ve tus publicaciones e información de perfil”, aseguraron los ejecutivos.

Por otro lado, anunciaron un rediseño del menú de configuración en dispositivos móviles “para facilitar el acceso a herramientas y controles. En lugar de tener las opciones de configuración en casi 20 pantallas diferentes, ahora son accesibles en un solo lugar”.

"Es nuestra responsabilidad contarte cómo recopilamos y utilizamos tus datos en un lenguaje detallado pero también sencillo de entender”, reconocieron Egan y Beringer, y anticiparon que “en las próximas semanas” habrá mas actualizaciones “para comunicar con más claridad los datos que recopilamos y cómo los usamos”.

Mientras Facebook presentaba estas modificaciones se conoció que tres usuarios de la plataforma entablaron en Estados Unidos una demanda colectiva contra la empresa por “violar la privacidad”, al recopilar datos de llamadas telefónicas y de mensajes de texto a través de las aplicaciones Messenger y Facebook Lite.

La denuncia fue presentada en el tribunal federal estadounidense del distrito norte de California y se deberá esperar a que un juez decida si el problema afectó suficientes personas como para que el caso pueda seguir adelante como una demanda colectiva, informó hoy el sitio especializado The Verge.

En medio de la tormenta desatada en la red social, algunos usuarios solicitaron a Facebook la información que ésta guardaba de ellos, y notaron que la empresa guardaba datos conextuales de sus llamadas y mensajes (metadatos, como horarios, lugares, duración, destinatarios, etcétera), realizados por fuera de la plataforma.

La compañía de Mark Zuckerberg admitió que recopilaba esa información, aunque aseguró de que lo hacía con el conocimiento de sus usuarios.

Esa demanda se suma a otra presentada la semana pasada por accionistas de la firma, que consideraron que las “malas decisiones” tomadas por la cúpula derivaron en una pérdida de dinero.

Es que desde el comienzo del escándalo, el 16 de marzo, las acciones de Facebook cayeron de 185 dólares a 153 (al mediodía de hoy), lo que según medios financieros implica pérdidas en torno a los 70 mil millones de dólares.

La crisis en la red social comenzó cuando una investigación reveló que la consultora Cambridge Analytica había usado los datos de 50 millones de usuarios para desarrollar un software que predijera la intención de voto de esas personas, con el objeto de influirlas a favor de Donald Trump.

Esos datos habían sido recolectados por una aplicación creada por el profesor de la Universidad de Cambridge Alexandr Kogan, desarrollada con fines académicos.

Debido a una serie de permisos amplios que Facebook otorgaba hasta 2014 a los desarrolladores, la app de Kogan fue descargada por 270 mil personas pero permitió también acceder a la información de los amigos de esos usuarios, con los que el universo de afectados se amplió a 50 millones.

Una Comisión del Parlamento británico reiteró hoy su pedido a Zuckerberg para que comparezca ante el cuerpo legislativo para aclarar dudas en torno al asunto, después de que el joven multimillonario rechazara ayer una citación previa.