El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quedó internado en un hospital privado en San Pablo para un tratamiento clínico destinado a combatir una obstrucción intestinal, informó un parte médico oficial.

"Después de evaluaciones clínicas, de laboratorio e imágenes, el presidente permanecerá internado inicialmente en tratamiento clínico conservador", dice un boletín del hospital privado Vila Nova Star.

El parte médico descarta, al menos por ahora, la posibilidad de una intervención quirúrgica para solucionar el problema del mandatario, de 66 años.

Bolsonaro fue trasladado este miércoles desde Brasilia por recomendación de su cirujano gástrico, Antonio Macedo. Había sido internado por dolores abdominales y debió ser sedado e intubado en terapia intensiva, según reveló su hijo, el senador Flavio Bolsonaro.

El jefe de Estado fue sometido a seis operaciones desde que asumió su cargo, a comienzos de 2019. De ellas, cuatro estuvieron vinculadas a las heridas que sufrió en un atentado, durante su campaña electoral, en el que fue acuchillado en la zona gástrica por un hombre declarado inimputable.